Facebook Twitter Google +1     Admin

Arboles muertos y mucha tinta

Literatura basura, comics extraños, fotonovelas deformes... La cultura popular que pocos miran, regurgitada aquí

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Héroes de papel.

CARSON DE VENUS

20140922194511-carson-of-venus-erb.jpg

POR ARMANDO BOIX

 

En 1939, un artículo del «Saturday Evening Post» calificaba a Edgar Rice Burroughs como el más importante escritor del mundo en aquellos días. Suena a exageración, pero si nos atenemos en exclusiva a la popularidad entre los lectores, no andaba muy desencaminado. Por aquel entonces la obra de Burroughs había sido traducida a más de cincuenta lenguas —incluso al esperanto—, y allá donde no llegó alguno de los veinticinco millones de ejemplares vendidos de las aventuras de su personaje Tarzán, el cinematógrafo lo convirtió en familiar a los públicos de todas las edades.

Es normal que tal éxito atrajera la atención de aquellos escritores menos imaginativos o afortunados, y que muchos entre éstos intentaran seguir sus pasos mediante la imitación de su reconocible forma de construir historias. Quien más se acercó al maestro, atrayendo a un considerable número de lectores, fue el hoy olvidado Otis Adelbert Kline. Como su modelo, había nacido en Chicago e igualmente sufrió de una juventud errática en la que se vio obligado a emplearse en un sinnúmero de oficios heterogéneos, el más interesante —desde el punto de vista que nos ocupa— el de agente literario, representando a escritores como Robert E. Howard, Frank Belknap Long, John W. Campbell y —sorprendentemente— F. Scott Fitzgerald.

Su bautismo creativo lo realizó como autor de letras para canciones y no empezó a publicar su obra narrativa hasta 1923, dentro de la revista «Weird Tales». Además de perpetrar sendas imitaciones de Tarzán, con Tam, Son of the Tiger (1931) y Jan of the Jungle (1931) —que generaría una secuela: Jan in India (1935)—, también alcanzó cierta fama en el campo del «sword and planet» —novela de aventuras interplanetarias, en la que la espada y otros aditamentos medievalizantes se superponen al escenario futurista, siguiendo las pautas marcadas por Burroughs en su serie marciana sobre John Carter—, con la trilogía ambientada en Venus y protagonizada por Robert Grandon, The Planet of Peril (1929), The Prince of Peril (1930) y The Port of Peril (1932).

Burroughs, al parecer molesto ante estas copias descaradas, le devolvió la torna. Si Kline había escrito un ciclo venusiano imitándole, él demostraría que era capaz de generar un ciclo de ciencia ficción en el mismo planeta, pero convirtiéndolo en mucho más popular. La primera de estas novelas, Piratas en Venus, se serializó en la revista «Argosy» en el mismo 1932.

Para esta obra Edgar Rice Burroughs creo a un nuevo héroe, el millonario y hombre de acción Carson Napier, aunque, como gustaba hacer a menudo, entrelazó sus aventuras con las de otros hijos de su imaginación e incluso con personajes reales, como el propio autor. En el primer capítulo, Burroughs se nos presenta a sí mismo en el despacho, mientras sigue con inquietud los radiogramas que llegan de Pellucidar, narrándole los avatares de la expedición de Tarzán, David Innes y Von Horst al centro de la Tierra —sucesos desarrollados en su novela Tarzán en el centro de la Tierra—. Una extraña carta procedente de México y firmada por Carson Napier le advierte de la próxima visita de una mujer y le ruega que recuerde sus palabras.

Burroughs no presta demasiada atención a la misiva, pero muy pronto volverá a su memoria cuando la cita anunciada llega a consumarse y una bella y misteriosa muchacha aparece en su cuarto: «Incluso si la joven no hubiera tenido un aspecto tan sobrenatural, no habría sabido qué hacer para recibirla a aquella hora, en la intimidad de mi alcoba, ya que ninguna mujer había invadido, hasta entonces, aquel recinto. Me creo bastante puritano». El tímido Burroughs no interpreta equivocadamente la visita de la desconocida y se limita a escucharla. Antes de desaparecer atravesando la pared, la mujer simplemente le dice que escriba a Carson Napier y el autor así lo hace, acordando su visita para el día siguiente.

A la llegada del aventurero le revela que la aparición de la muchacha era sólo una prueba para verificar la capacidad del novelista para recibir sus mensajes telepáticos, una habilidad aprendida de un mentor hindú que les será de extrema utilidad para continuar comunicándose en adelante, pues allá donde Napier piensa dirigirse no podrá servirse de ningún otro medio.

Porque Carson Napier está apunto de partir hacia Venus.

Napier, sabremos entonces, es el único heredero de una cuantiosa fortuna que le ha dejado tiempo libre para embarcarse en todo tipo de aventuras y caprichos. Estrella de la pantalla, deportista y viajero inveterado, el aburrimiento acabó por conducirle hacia el estudio. En Alemania aprendió de sus científicos todo cuanto podía saberse sobre cohetes y allí mismo surgió la idea en la que había embarcado sus caudales e inteligencia: construir una nave capaz de viajar hacia otro planeta, en concreto hacia Marte porque «entre todos los planetas, sólo Marte ofrecía probabilidades de estar habitado por seres parecidos a nosotros».


Puesto que la nave de Napier estaba diseñada sólo para lograr realizar un viaje de ida, la colaboración de Burroughs a la hora de interpretar sus mensajes telepáticos y convertirse en cronista de la expedición resultaba inapreciable. Burroughs acepta asumir la tarea y, solventado aquel último cabo suelto, Napier regresa a la isla de Guadalupe, donde el cohete casi está terminado.

La nave despega con éxito y todo parece desarrollarse según lo previsto... ¿Todo? En realidad no. Napier, en cuyos minuciosos cálculos creía haber previsto todas las variables, se había saltado inadvertidamente una bastante evidente: el cielo no está libre de obstáculos y la Tierra tiene desde hace mucho una compañera llamada Luna. El cohete, en su trayectoria, pasa demasiado cerca del satélite y su atracción gravitacional desvía el rumbo, y de un modo bastante radical, todo hay que decirlo. Si Napier pensaba viajar hasta Marte, en cuanto rehace sus cálculos descubre que se dirige de cabeza hacia el corazón del sol.

Por fortuna una nueva casualidad le salva la piel —y es que en las novelas de Burroughs el sistema solar es un pañuelo—: Venus se cruza en su camino y captura al cohete, lo cual no le augura mayores posibilidades de supervivencia. Al contrario que en otras novelas, donde Burroughs dejó volar libremente su imaginación sin preocuparse demasiado en documentarse para resultar verosímil, en la primera entrega de esta saga, Burroughs se ciñó escrupulosamente a los conocimientos de su época:

«Envuelto, como se halla (Venus), en una espesa capa de nubes, su superficie resulta eternamente invisible a los ojos humanos y se me ofrece como un misterio que intriga mi imaginación. Pero recientes investigaciones científicas en el mundo de la astronomía han determinado que las condiciones climatológicas de ese planeta rechazan toda posibilidad de que pueda alentar ninguna manifestación de la vida peculiar de la Tierra. Se ha llegado a la conclusión, según algunos astrónomos, de que, con relación al Sol, desde la era de su prístina fluidez, siempre ofrece la misma cara, como ocurre con la Luna respecto a la Tierra. De ocurrir eso, el calor extremo de un hemisferio y el frío exagerado del otro harían imposible la existencia de vida humana. Y aunque la opinión de sir James Jeans se viera confirmada por los hechos, cada uno de sus días y de sus noches serían mucho más largos que los de la Tierra. Las noches transcurrirían a una temperatura de trece grados bajo cero, Fahrenheit, y los largos días a una temperatura alta en proporción».

En atención a estas suposiciones, Burroughs creó en su novela un Venus de clima tropical, eternamente encapotado y abundante en selvas y agua. Si se equivocó, en esta ocasión no fue culpa suya —como en el tan mentado caso de su novela Tarzán de los monos, donde incluía tigres en la selva africana—. El Venus que nos plantea se ajusta al que imaginaba la ciencia y muchos escritores de ficción adoptaron —como Stanley G. Weinbaum, C. L. Moore o Leight Brackett—. Incluso Isaac Asimov, tan preocupado por la verosimilitud científica, mostró un panorama del planeta igual de errónea en su posterior novela En los océanos de Venus (1954). Hasta 1956, el uso de las microondas no permitió al equipo del astrónomo norteamericano H. Mayer advertir que la temperatura superficial era mucho más caliente, haciendo imposible la existencia de esa jungla pantanosa que había llenado tantas páginas de literatura pulp. Hoy sabemos que ronda los 475º centígrados, más que suficiente para fundir muchos metales.

Una vez Carson Napier abandona la cabina del cohete y salta en paracaídas a la velada superficie del planeta, sus aventuras subsiguientes continúan la línea de las que ya trazara para John Carter en el ciclo de Marte: combates constantes espada en mano, gigantescos depredadores hambrientos y una hermosa princesa en trance de ser rescatada y enamorada por el heroico hombre de la Tierra. Los seres inteligentes que encontrará son antropomorfos, con muy ligeras variaciones en su aspecto —básicamente puede cambiar el color de la piel y, en el caso de Marte, poseen otro sistema reproductivo—, y aunque son creadores de avances técnicos notables, por el contrario manifiestan una predilección injustificable por el uso de las armas blancas, al tiempo que sostienen estructuras sociales no muy distantes de nuestro medioevo. Los venusianos con los que tropezará Carson Napier, por ejemplo, han descubierto un suero de la eterna juventud y tienen armas basadas en la energía atómica —y recordemos, en honor de Burroughs, que sus novelas son muy anteriores al proyecto Manhattan— y en cambio salen de caza con lanzas y arcos, y desconocen la aeronáutica.

Sin embargo, más allá de la trama de aventuras sin descanso a las que Burroughs nos tiene acostumbrados, la serie dedicada a Venus es particularmente interesante de estudiar, con el objetivo de discernir la ideología reaccionaria de su autor. Por ejemplo, en estas obras los villanos son una parodia esperpéntica de los comunistas —como también eran bolcheviques los primeros enemigos de Tarzán—, retratados como personajes estúpidos, egoístas y violentos, por su baja extracción social, frente a la nobleza intrínseca de las clases altas. Merece la pena detenernos en una cita extensa para mostrarlos cómo lo hace Burroughs:

«Hace centenares de años los reyes de Vepaja regían los destinos de una gran nación. No estaban sus territorios confinados a estos bosques, sino que formaban un gran imperio con millares de islas, que extendían desde Strabol a Karbol, abarcaba grandes extensiones de territorio y océanos, populosas ciudades, y enorgullecíase de poseer un comercio floreciente que jamás había sido superado por ningún otro país en el curso de los siglos.

»Los habitantes de Vepaja sumaban en aquella época millones y millones. Pululaban por sus caminos los mercaderes, los empleados, los esclavos, y existía un número más reducido de trabajadores intelectuales. En esta última clase social se incluían los hombres de ciencia, los abogados, los hombres de letras y los artistas. Los jefes militares se seleccionaban entre los de todas las clases sociales. Por encima de todos ellos estaba el Jong hereditario.

»Las líneas divisorias de las clases sociales no se hallaban trazadas de un modo estricto. Un esclavo podía convertirse en hombre libre y los hombres libres podían escoger la profesión que les pareciera adecuada a su capacidad. En sus relaciones sociales, los cuatro estamentos más importantes no se interferían, debido a que los componentes de cada uno de ellos tenían poco de común con los de otros, aunque no ocurría esto por motivos de superioridad o inferioridad. Cuando un miembro de clase inferior se había ganado, por sus estudios o por su ingenio una posición en la clase más elevada, era recibido en ésta en un plano de absoluta igualdad, sin que nadie se preocupara de sus antecedentes.

»Vepaja era una nación próspera y feliz, pero había descontentos. Eran los perezosos y los incompetentes, y en su mayor parte pertenecía al sector criminal. Sentían envidia de aquellos que habían conseguido una posición que ellos se consideraban incapaces de alcanzar. Durante mucho tiempo fueron el origen de pequeñas discordias y disensiones, pero la gente no les prestaba ninguna atención o se burlaba de ellos. Sin embargo, encontraron un jefe. Era un obrero llamado Thor, hombre de antecedentes penales.

»Este individuo fundó una sociedad secreta que se llamó thorista y predicó un evangelio denominado thorismo. Por medio de la propaganda consiguió muchos prosélitos, y como todas sus energías iban dirigidas contra una de las clases sociales, obtuvo la simpatía de las otras tres, aunque, naturalmente, consiguió pocos partidarios entre los comerciantes, empleados y agricultores.

»La única finalidad de los jefes thoristas era el poder y encumbramiento personal. Sus móviles eran totalmente egoístas, pero como se movían entre masas ignorantes, no les fue difícil disimular sus propósitos. La consecuencia fue que estalló una sangrienta revolución, sumiendo en el caos la civilización  y el progreso.

»El objetivo de los revolucionarios era la destrucción de la clase culta. Los que perteneciendo a las otras clases se opusieran a sus designios, serían juzgados y aniquilados. El Jong y su familia habrían de ser asesinados y una vez conseguido todo esto, el pueblo sería libre. No habría amos, ni contribuciones, ni leyes.

»Efectivamente, consiguieron aniquilar a muchos de nosotros y a una gran parte de los comerciantes, y entonces las masas comprendieron lo que los agitadores sabían perfectamente: que alguien debía gobernar. Los jefes del thorismo se aprestaron a apoderarse de las riendas del poder. El pueblo había cambiado el benévolo gobierno basado en la experiencia de la clase culta por el de los incompetentes thoristas.

»Los vepajanos quedaron virtualmente sometidos a una terrible esclavitud. Un ejército de espías los vigilaba y otro de los guerreros les impedía revolverse contra sus nuevos señores. Las masas se sintieron miserables y horriblemente desdichadas.»

No deja de ser curioso su glorificación de un estado reconocido esclavista —que evidentemente es una versión muy personal del american way of life—, mientras presenta a un movimiento de intenciones igualadoras como perverso. Y más curioso resulta cuando Napier, en uno de sus accidentados viajes por Venus, va a parar a Havatoo, una ciudad de gentes perfectas, física e intelectualmente gracias a una cuidadosa selección racial que nos hacen pensar en el nazismo, especialmente cuando nos enteramos que, todo aquel que no alcanza lo mínimos exigidos, es exterminado. No hay que decir que Carson Napier, pese a algunos problemas iniciales, se adapta muy bien a esta sociedad y llega a integrarse felizmente.

La historia iniciada en Piratas en Venus se prolongó en tres libros más, Perdidos en Venus (1935), Carson de Venus (1939) y Huida de Venus (1946). Existe otro relato, publicado póstumamente en el volumen Tales of Three Planets (1964), conectado a la serie: The Wizard of Venus.

Aunque el ciclo de Venus no sea, a mi parecer, la mejor serie de novelas de Edgar Rice Burroughs, su influencia en otras obras de ciencia ficción se demuestra evidente y no sólo en su vertiente literaria, de hecho la que nos descubre más puntos de contacto, hasta casi rozar el plagio, es un cómic: el Flash Gordon que Alex Raymond empezó a publicar en los dominicales de prensa en 1933. No sólo el planeta Mongo adopta su misma extraña amalgama de medievalismo y alta tecnología, sino también algunos de sus pueblos están calcados de la obra de Burroughs, como es el caso de los hombres halcones —idénticos a los Klangan, los hombres pájaro de Venus— , los hombres colmillo —los kloonobargan—, Arboria —ciudad construida en las copas de árboles gigantescos, como la Vepaja de Piratas en Venus—, etc. Al final Edgar Rice Burroughs salió triunfante una vez más y eclipsó por completo a Otis Adelbert Kline. De hecho, muchas de las novelas de este último no abandonaron las páginas de las revistas hasta que el revival de la literatura pulp en los años 60 —con el rescate de la obra de Robert E. Howard, o las historias de Doc Savage y La Sombra— hizo que unos pocos de sus títulos llegaran a reeditarse en forma de libro. Burroughs, en cambio, no ha perdido jamás el favor de los lectores. Como dice John Clute «para muchos amantes de la CF resulta embarazoso admitir que cuando realmente quieren divertirse con un libro, siempre acuden a la estantería donde están las obras de Edgar Rice Burroughs (...) Tal vez no haya ningún secreto tras el enorme éxito de Burroughs, o uno muy simple: los héroes son la culminación de los deseos. Pero Burroughs no se restringe, ni nos engaña. Mientras dure el libro, el deseo es realidad.»

22/09/2014 15:46 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

La lista de los 7 (The List of Seven; 1993)

20140814233613-lista-siete.jpg

Autor: Mark Frost

Traducción: Alberto Coscarelli

Edita: Ediciones B. Barcelona, 1995.

 

RESEÑA DE ARMANDO BOIX

 

A poco que te interese la literatura popular, el nombre de Arthur Conan Doyle en una contraportada ha de despertar, cuando menos, tu curiosidad. Con tal baza juega Mark Frost, que en su primera novela se apoya en el involuntario mecenazgo que el escritor escocés le brinda con su propio personaje. Así los admiradores de Sherlock Holmes no sólo contarán con la presencia de su autor favorito, sino podrán disfrutar también de una especie de aventura espuria del detective, pues el agente de la reina Jack Sparks, uno de los protagonistas de La lista de los 7, es el aventurero, científico y genio de la deducción en cuya fuerte personalidad se inspirará Doyle -siempre según la ficción de Frost- para la creación de su más famoso héroe literario.

  La novela, de desarrollo lineal, escritura clásica y fácil lectura, recuerda en más de un momento a los folletines de aventuras de principios de siglo. Desorbitada, con terribles peligros, persecuciones constantes y archivillanos malos pero que muy malos, se enmarca en ese subgénero del relato fantástico en un ambiente de época que autores como Tim Powers y James P. Blaylock han cultivado con tanto éxito. Tal vez su mayor defecto resida en el apoyo excesivo en las casualidades y soluciones rocambolescas, que llegan a mermar su verosimilitud más de los deseable. Aunque la acción continua procure impedir al lector pararse a reflexionar, no resulta admisible que una poderosa sociedad secreta persiga al joven doctor Doyle por revelar accidentalmente sus secretos en una novela, cuando éste se ha limitado a tomar los detalles de su historia de los ensayos teosóficos de Madame Blavatsky, divulgados sin ninguna censura en la época; pero aún resulta más increíble verle escapar una y otra vez con sus escasos recursos de atacantes tan feroces como zombis, momias, gárgolas animadas y sanguijuelas gigantes.

  Con todo no es una lectura a despreciar, y Frost, amén de realizar una aceptable creación de ambientes y manejar con especial habilidad los diálogos, consigue llevar a buen puerto -dentro de una lógica más cercana a la narrativa pulp que a la novela actual- su conjunción de una trama folletinesca con elementos de horror sobrenatural. Merece la pena llamar la atención sobre ella, y más cuando su publicación se ha producido fuera de las colecciones habituales del género, por lo que probablemente pasará desapercibida entre muchos de sus potenciales consumidores.

14/08/2014 19:36 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.


Arsenio Lupin, ladrón aristocrático (Arsene Lupin, gentleman-cambrioleur, 1907)

20140729005831-lupin.jpg

Autor: Maurice Leblanc

Colección: Lectosfera – Serie Escarlata n° 133

Edita: Pictus, Buenos Aires, 2013

 

Es bueno que alguien se decida a reeditar a Arsenio Lupin, el molde a partir del que se crearon los ladrones de guante blanco en la cultura popular. No solo por ser un precedente histórico (que si fuera por eso ahí están las historias de Raffles que efectivamente lo precede en publicación) sino simplemente porque Maurice Leblanc, su autor, escribe muy bien.

En los nueve relatos que componen este libro, vemos cómo se va formando poco a poco el personaje de Lupin. Si en el primer relato, ya vemos que Lupin es un personaje público famoso en la opinión pública, en el segundo se demuestra su prodigiosa habilidad para generar los planes más increíbles y conseguir burlarse de la policía. En relatos posteriores se va poco a poco descubriendo su pasado, mostrando su generosidad y buen humor y viendo cómo se ensaña con las posesiones de ricos y poderosos, al os que no solo roba sino que, si lo puede hacer humillándolos, mejor. Para el final del libro, tenemos un personaje fascinante que preside una colección de historias una más entretenida que la otra.

Y la edición de Pictus, de diseño moderno, con una traducción fenomenal de Elvio Gandolfo, una nota preliminar que da un somero pero claro repaso introductorio a la creación del personaje y su autor y con una tapa que recuerda a personajes del manga, es un ejemplo de cómo tornar atractiva un libro que, mal editado, podría no encontrar nuevos públicos. Y, en este caso, eso sería definitivamente una pena.

28/07/2014 20:58 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Luz negra

20140531000503-el-capitan-luz-negra.jpg

Ttitulo Original: Black Daylight (1937)

Autor: Wallace Broker (seudónimo de Lawrence Donovan)

Colección: Hombres Audaces nº ¿30x?

Edita: Molino Argentina, Buenos Aires,1948

 

En las costas de la baja California de México, un pequeño pueblo es rodeado por una misteriosa luz negra, impenetrable para cualquier tipo de iluminación. Tras eella se porduce una masacre sin precedente de sus pobladores. Al recibir el pedido de ayuda, el capitán John Furia y su tripulación de Whirlwind se encuentran ocn una conspiración criminal mucho mas compleja, dirigida a conseguir algo más que botín. Y cuando la misteriosa luz negra se extiende por todo el puerto norteamericano de San Diego, generando caos y destrucción sin precedentes, Solo Furia y sus tripulantes pueden detener a quienes amenazan al gobierno de Estados Unidos…

El Capitán (o en inglés The Skipper) fue otro intento de la editorial Street & Smith de conseguir un nuevo Doc Savage. Como Savage, John Fury es un hombre superdotado tanto física como mentalmente (aunque Fury es pelirrojo). Como Savage, Fury tiene un conjunto de ayudantes tan capaces como él entre su tripulación, cada uno con sus diferentes personalidades. Como Savage mantiene unas instalaciones científicas de última generación, en este caso dentro de su barco, el Whirlwind, que parece externamente un viejo mercante pero que en su interior es una auténtica nave de combate y experimentación sin rival. Como Savage, sus rivales son científicos y criminales dotados de equipamentos científicos que van más allá del simple crimen.

Eso sí, a diferencia de Savage, los niveles de muertes y carnicería (si esta novela fuera un ejemplo típico de sus novelas, que no lo sé) en El Capitán son infinitamente superiores, llegando a niveles que podrían ser de los de una historia de The Spider (quien haya leído las novelas del Spider me entenderá…) en cuanto a gente masacrada.

El autor detrás de esta novela, Lawrence Donovan, era un antiguo periodista y guionista del cine mudo que aplicaba un estilo mucho más realista y “gritty” (no por nada había escrito para la mítica revista Black mask, donde nació el género negro policial) además de escribir historias de The Whisperer y del propio Savage. En esta entrevista Will Murray habla un poco más sobre él.

Y la verdad el estilo realista de Donovan es muy entretenido. Sin perder ni por un momento el tono de acción continua presente en una buena aventura de héroes del pulp, las descripciones, el tono brutal de las peleas, el diálogo ajustado y seco, el estilo ágil y al punto hizo de la lectura de esta novela algo muy disfrutable. Para ser uno de los personajes menos conocidos del os publicados en la mítica colección Hombres Audaces, El Capitán merece ser redescubierto por los lectores del buen pulp de aventuras, si esta novela es una buena muestra de su serie. Ojalá encuentre más novelas de él.

30/05/2014 20:05 roberto #. Héroes de papel Hay 3 comentarios.

La Venus de ébano

20140522231349-el-halcon-la-venus-de-ebano.jpg

Autor: “Arnaldo Visconti” (seudónimo de Pedro Debrigode)

Colección: El Halcón nº 9

Edita: Bruguera, Barcelona, circa 1950

 

El Halcón contra una revuelta de esclavos. Nada más y nada menos eso pasa en esta novela. Inspirados por una sacerdotisa vudú (financiada secretamente por un hacendado sureño que quiere quedarse con las tierras de la zona) los esclavos negros están a puntote rebelarse  cuanod nuestro héroe interviene. Y en el medio, hay intrigas, relaciones entre los personajes de la serie y la amenaza de que Rock Gambler (la verdadera identidad de El Halcón , por si no lo saben) sea acusado de ser el promotor de la rebelión.

Aparentemente para esta altura, la serie estaba ya a punto de terminar y sus problemas siguen siendo los que he criticado en las reseñas anteriores de la serie: básicamente un argumento donde todo avanza isn sentido claro, donde los personajes y sus reacciones son los que sostienen lo que pasa, cual capítulos de una gran telenovela que sigue y sigue isn un objetivo muy claro, como un río que pierde fuerza cada vez más. Probablemente la única manera de juzgar realmente la serie, sus ventajas y desventajas sería leerlo todo junto, de corrido. Eso sí, Debrigode es un gran escritor de personajes y de diálogos. Digamos que es creíble que la serie durara tan poco, más allá de sus méritos.

 

22/05/2014 19:13 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Un violín en la tormenta

20140516193628-el-pirata-negro-un-violin-en-la-tormenta.jpg

Autor: “Arnaldo Visconti” (seudónimo de Pedro Debrigode)

Serie: El pirata negro nº 54

Edita: Bruguera, Barcelona, circa 1950

 

Primero, hagamos una explicación contextual. Entre la otra novela reseñada en este blog y ésta, evidentemente pasaron bastantes cosas. Nuestro pirata se ha convertido en un valeroso corsario al servicio del rey de España, dirigiendo un grupo irregular llamado la Legión del Mar (aparentemente la versión corsaria de la Legión Extranjera), se ha casado y ha tenido un hijo.

Una vez dicho esto digamos que en la novela en realidad hay dos relatos casi diferenciados uno del otro. La primera parte es maravillosa: hay un barco esclavista alemán, dirigido por un capitán que quiere construir en una isla una sociedad nueva con una raza nueva y superior, que gobernará a los demás. Por supuesto en el medio se comporta como un salvaje y tirano brutal, cual dictador. Que termine todo destruido porque el pirata negro libera a los esclavos  es de una ironía y una crítica mordaz y soterrada al nazismo que asombra por su claridad. Que algo así se publicara en la nacionalcatolicísima España franquista, me parece un hallazgo.

La segunda parte es mucho más embrollada. Por un lado hay un intento de hacer pasar oro falso  por una pareja de hermanos. Pero lo principal es la pelea entre el protagonista y su hijo adolescente, un nene de mamá que quiere básicamente quiere tocar le violín. Y la verdad la respuesta de nuestro amigo pirata es la de un padre chapado a la antigua que le resulta intolerable que el hijo no quiera hacer lo que se debe como hombre y se dedique a mariconadas. Llega hasta a amenazarse con separarse de su mujer porque ésta lo apaña demasiado al hijito. En fin, un prodigio de modernidad nuestro héroe. Pero no critiquemos costumbres que en el contexto que se publicaban no eran mal vistas como hoy día.

Lo que sí molesta es que en realidad, el dramón familiar oculta la falla estructural, que Debrigode oculta a golpe de grandes diálogos y grandes personalidades. Pero la segunda mitad de esta novela es confusa, como si fuera un episodio de telenovela venezolana a mitad de temporada, la situación se estira hasta lo indecible sin parecer muy claro hacia dónde va. Probablemente si uno lee toda la serie en el largo plazo, la cosa sería mucho más coherente. Como no dispongo de otros episodios, no consigo engancharme con él.

Y otro detalle: la tapa es LA MISMA que la novela anterior de la serie que reseñara (miren en el link de arriba y verán), lo cual creo que es una de las pocas veces que veo algo así en la literatura pulp, donde, generalmente se tomaban el trabajo de tener una tapa original y llamativa en cada número porque era le principal argumento de venta ¿A qué vino esa tacañería de parte de Bruguera?

Resumiendo la primera mitad de esta novela es maravillosa y la otra confusa. Tengo la sensación que la obra de Debrigode parece oscilar justamente entre ambas puntas: a veces brillante, a veces confusa. Sin embargo, debo decir a su favor que se nota que hay brío en la serie. Si por una de esas casualidades aparecen más episodios de la serie, los compraré y leeré con interés.

16/05/2014 15:36 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

La venganza de Dan Carter

20140508004359-el-halcon-la-venganza-de-dan-carter.jpg

Autor: “Arnaldo Visconti” (seudónimo de Pedro Debrigode)

Colección: El Halcón nº 2

Edita: Bruguera, Barcelona circa década de 1940

 

Esta novela es una continuación directa de la anterior, que reseñamos en este blog hace no tanto tiempo. Al final Rock Gambler termina eliminando la coronel Clayton, que jugaba un complicaod doble juego con el Norte y el Sur. Todo eso sin abandonar su pose de descastado, deslenguado y sarcástico bueno para nada, que esconde un corazón mucho más complejo del oque se cree. Además termina de poner a los miembros del elenco de la serie: Por un lado aparece helen y Rosaline Ryan, madre e hija del fallecido Halcón que Gambler suplanta. Desde ya las mujeres desprecian a ese hombre . Y por otro lado tenemos a Dan Carter, un joven honrado y recto, oficial del ejército del sur, enamorado de la niña Ryan y que, por una casualidad, descubre que don Gambler es, en última instancia, uno de los buenos, aunque nunca lo demuestre.

Tal vez mi principal problema con el estilo de Debrigode es su carencia de estructura. En el Halcón, al menos, uno tiene la sensación que va escribiendo sin un plan estructurado, sin tener idea  (o con una idea muy vaga) de cómo terminará todo, confiando que los personajes (que sí son una de sus bazas fuertes) sostendrán el interés del lector. Teniendo en cuenta que la serie no duró muchos números, posiblemente no haya sido una buena idea.

Y la sensación que queda es que realmente el autor no está muy interesaod onc la historia que le quieren imponer contar. Debrigode no quiere competir ocn el Coyote. Se le nota que está tratando de escribir otra cosa. Y cuanod tiene que ponerse en modo heroe lo hace forzado y sin entusiasmo. Es en ese desgano por lo que está obligado a hacer que está la raíz de que este serie no sea lo suficientemente interesante.  Al menos en la opinión de este lector.

 

07/05/2014 20:43 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

El jugador de la vida

20140402191818-el-halcon-el-jugador-de-su-vida.jpg

Autor: “Arnaldo Visconti” (seudónimo de Pedro Debrigode)

Colección: El Halcón nº 1

Edita: Bruguera, Barcelona, circa 1946

 

Uno sabe que una serie va a ser peculiar cuando empieza con el asesinato de su héroe titular. Porque así empieza esta historia: en la Carolina del Sur al borde de la guerra civil entre la Union y la Confederación estadounidenses (literalmente con la guerra a punto de estallar) uno asesinos emboscan y matan a El Halcón, héroe enmascarado que había venido defendiendo a los pobres y los desprotegidos. Pero el Destino juega con cartas extrañas y ahí aparece Rock Gambler, traficante de armas cínico, irrespetuoso y deslenguado pero, en el fondo, con un corazón de oro. Que vista la situación no duda en mandar al otro mundo a los asesinos y, tras descubrir la verdadera personalidad del Halcón  (un joven caballero sureño llamado Michael Ryan que ha hecho esto  por sed de justicia) irreflexivamente decide continuar con su legado.

Y justamente es Rock Gambler y su compleja caracterización lo que sostiene esta historia. Uno tiene la sensación que a Debrigode lo que realmente le interesa es explorar a ese personaje complejo y contradictorio. De hecho la actividad enmascarada de éste se resume a una escena bastante sosa, casi para justificar el nombre de la serie. No sería improbable que la idea del personaje fuera una imposición editorial porque Bruguera quisiera tener una competencia con el exitoso El Coyote que en esos años sacaba Clíper.

Si es así, la verdad el resultado no podía ser más diferente. Frente al aristócrata moralmente claro que se disfraza de filósofo cínico que propone José Mallorquí, Debrigode opone un personaje desengañado que tiene arranques de nobleza. A las cuidadosamente estructuradas novelas del Coyote, aquí tenemos una historia mucho mas libre, que, de hecho, termina con demasiados puntos del argumento no resueltos, claramente pensando en el tomo siguiente. Frente al hombre de familia que es César de Echagüe, Rock Gambler es evidentemente un mujeriego simpático pero que resulta incapaz de pensar en compromiso a largo plazo.

El resultado final es a la vez fascinante y frustrante. Fascinante porque uno se queda con ganas de qué hará luego alguien tan inexplicable como mister Gambler. Frustrante porque realmente esta novela no resuelve nada, obligando a leer la siguiente. Por suerte tambien tengo el tomo siguiente, pero si no se dispone, uno puede sentirse con ánimo de dejar la serie.

Próxima reseña, la segunda novela de la serie. No se la pierda.

 

02/04/2014 15:18 roberto #. Héroes de papel Hay 2 comentarios.

El corso maldito

20140226173740-el-pirata-negro-el-corso-maldito.jpg

Autor “Arnaldo Visconti” (seudónimo de Pedro Debrigode)

Serie: El Pirata negro nº 9

Edita: Bruguera, Barcelona, circa 1946

 

Mis amigos españoles me hablan maravillas de Pedro Debrigode. Para muchos, dentro de la literatura pulp hispana, está solo por debajo de José Mallorquí a la hora de contar una buena historia de aventuras. Y más de uno de ellos considera que esta serie está entre sus mejores obras. Aprovechando que encontré por casualidad (y a un precio que no voy a decir para no generar envidias entre otros coleccionistas) un par de las novelas del personaje, me puse a leer esta historia.

El título es engañoso porque no se refiere a un corsario bajo una maldición (y menos a una fiesta de carnaval malefica, peor eso era mas inesperado) sino que se refiere a lo que ocurre en la isla de Córcega, que es una posesión recién conseguida del reino de Francia y está en una efervescencia rebelde. Y un exiliado en Nápoles, Pietro Fonti, está planeando generar una rebelión por todo lo alto. Por suerte el gobernador de la isla tiene un amigo, Carlos Lezama, también conocido como el Pirata Negro, que se ha decidido a resolver el problema del signore Fonzi metiéndose en plena Nápoles para detener su planes. ¿Me olvidé decir que Fonzi tiene en estos momentos a Nápoles bajo su siniestro control y hay una joven noble napolitana que caerá rendida ante nuestro pirata?

Más allá de lo inesperado que es encontrarme con un pirata que apoye el colonialismo frente a un rebelde independentista (si bien sea sustentado por el hecho que es amigo del gobernador francés y que el jefe independentista sea básicamente un tirano de acuerdo a la historia... pero bueno, estamos en pleno franquismo lo que hace claramente que hablar a favor de la rebelión contra el poder algo muy bien visto por las autoridades censoras), no puedo negar que el relato resulta entretenido. El Pirata Negro es de esos típicos aventureros sonrientes, astutos y osados en el molde clásico. Se deja disfrutar mucho, aunque es no llega a ser el prodigio narrativo que es habitualmente una narración de Mallorquí.

Hay otra novela mas de esta serie en la lista de cosas a leer (y varias otras cosas del señor Debrigode también). Después de leer esta novela, quedan en la lista de “despachar en un plazo relativamente corto”. Prometo volver a enfrentarme al Pirata Negro a la brevedad. Va a ser un placer.

 

26/02/2014 13:37 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

El Rey Cobra

20140220182535-el-rey-cobra.jpg

Título original: King Cobra , 1933

Autor: Mark Channing

Colección: Biblioteca Oro (serie Azul)

Edita: Molino, Buenos Aires, 1939

 

Había leído una novela de Channing (reseñada en el Especial Peligro Amarillo de este blog y recopilada en mi único número del e-zine) y me había resultado interesante. Conseguí otra más y ahí me puse a leerla. Y me encontré con una historia de aventuras y civilizaciones perdidas bien entretenida.

Estamos en Yanistán, uno de los pequeños reinos hindúes que eran parte de la compleja estructura política que constituía la India gobernada pro el Imperio Británico. Allí se encuentra estacionado el mayor Colin Gray, el mismo protagonista de la novela anteriormente reseñada (que, si bien se publicó luego de esta, dentro de la cronología interna puede ser anterior). Hay rumores de rebelión en la zona, que parecen ser aigtados por un carismático y salvaje bandido local conocido como el Rey Cobra, recientemente capturado y a punto de ser ejecutado. Pero las cosas no salen como parecen: el rey Cobra se fuga de prisión, el residente británico (una suerte de contacto entre el gobierno británico y el gobierno local) de Yanistán es envenenado y su hija raptada por los rebeldes. Y, como Gray está muy interesado por Diana, la hija raptada, se lanzará a tratar de rescatarla. Aunque en el cmaino es capturado porque su guía, un mongol enano llamado Khoon, es en realidad aliado del Rey Cobra en un plan mucho más complicado del que parece a primera vista.

Y es que Khoon y el Rey Cobra están obedeciendo a un misterioso personaje llamado el Encapuchado que parece estar trabajando con una potencia extranjera para fomentar esta sublevación, a fin de debilitar la Imperio. Es por eso que los montañeses del rey Cobra y los mongoles de Khoon – que desconfían del otro grupo – trabajan unidos. Le toca a Gray liberarse, detener la conspiración y evitar que Diana se convierta en la nueva esposa del harén del Rey Cobra (como corresponde a toda buena dama en peligro).

Pero, para que esto no sea una mera aventura histórica, Channing agrega unos detalles exóticos interesantes. Por un lado la fortaleza en la montaña del rey Cobra parece ser el palacio original del Preste Juan, ese rey cristiano mítico de la Edad media con un reino fabuloso en algún lugar que ningún cronista conocía. Por otro están las apariciones fantasmales de un extraño gurú hindú (con una esvastica en el pecho.. bueno recoremods que en esa época erau n símbolo de la fertilidad hindú, no un símbolo nazi) que da pistas para que puedan tanto Colin como Diana sobrevivir.

El resultado final es una novela que no escatima en acción ni en situaciones exóticas, villanos deleznables y acción constante. Mi única queja es el deux ex machina por el que toda la conspiración parece hundirse (¿Un terremoto! ¡Vamosss…! ¿Algo más creativo no podía ser?) y donde el mayor Gray cumple dignamente su papel de heroe defensor de la civilización occidental sin ser particularmente racista. Probablemente el ritmo veloz de la novela sea que fuera originalmente publicada serializada en un diario británico y, tras su éxito, fue recopilada en un libro.

Hay dos novelas más de Colin Gray, una de las cuales fue editada por Molino (la otra está inédita en español). No estaría mal que alguna editorial recuperara estas novelas, que no desmerecen en calidad a las historias aventureras de tipos como Kipling, Rider Haggard, etc. Mientras tanto, seguiremos persiguiendo la otra novela que me falta…

20/02/2014 14:25 roberto #. Héroes de papel Hay 2 comentarios.

El capitán Alatriste (1996)

20121215212525-alatristb.jpg

Autor: Arturo Perez-Reverte

Serie: Las aventuras del capitán Alatriste nº1

Edita: Alfaguara.

 

Arturo Perez-Reverte ha logrado recuperar el disfrute de la novela clásica de aventura con esta serie sobre un veterano soldado español en la corte del joven Felipe IV en pleno Siglo de Oro español. Se le nota a Reverte que leyó mucho al os autores realistas del siglo XIX como Dumas, Perez Galdós y Salñgari, lo que , sumado a su estilo periodística –entrenado bajo años como corresponsal de guerra- da por resultado una narrativa que uno no puede dejar de leer y leer y leer hasta terminar la historia.

En este caso Reverte implica a su capitán en una intriga palaciega en Madrid. Alquilado para darle un susto a unos viajeros, una reacción honorable de nuestro protagonista termina complicándolo en un lío de cuidado, ya que los viajeros resultan ser el príncipe de Gales, heredero al torno inglés y su amigo, el duque de Buckingham, de incógnito en Madrid para conocer a su posible esposa real, la infanta hija de Felipe IV. Y hay gente de la Inquisición con muchas ganas de librarse de los herejes y la jugarreta de Alatriste les ha desbaratado el plan. Así que Alatriste está amenazado de muerte al ser cabo suelto en la conspiración. Cómo sobrevive es el meollo de la trama que no pienso contar.

Otra gran habilidad de reverte es poder recrear un discurso sobre la época muy verosímil, no solo entremezclando personajes reales de esos años (por ejemplo, uno de los amigos de Alatriste no es nada más ni nada menos que el poeta Francisco de Quevedo), sino recreando un discurso sobre una sociedad que va rumbo al ocaso de su gloria. Sospecho que al nacionalista español, Reverte le debe entusiasmar y a la vez deprimir, porque nunca confunde las virtudes de esa sociedad con sus muchos vicios.

Se entiende por qué esta serie es un best seller en España. Reverte es un tipo brillante para contar cosas. ¿Sobrevivirá al tiempo? No lo sé pero espero que sí. Por lo pronto a segur leyéndolo…

15/12/2012 17:25 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

El As de los boy scouts: el correo aéreo (l’as des Boy Scouts: Le Long-Courrier Aerién, 1925)

20120628190616-el-as-de-los-boy-scouts.jpg

Autor: Jean de la Hiré

Colección: El As de los Boy-scouts Nº 1

Serie: La gran novela – viajes y aventuras

Edita: Guerri, Valencia, 1930

 

Échenle la culpa a mi hija Pilar – que se metió en los boy scouts- para que me sentase a leer este folletito que había comprado hace ya muchísimo tiempo. Y que, decepción, termina siendo un folleto gratuito con la primera parte de la primer novela de la serie, como para dejar a potenciales lectores atentos a comprarlo. Hoy sería un pdf descargable…

Me pongo a investigar un poco sobre el autor y, ¡sorpresa, sorpresa!, descubro que tengo en mis manos un texto de uno de los autores más conocidos de la novela popular francesa de la primera mitad del siglo veinte, Jean de la Hire. Si hoy es recordado de la Hire es por la creación de uno de los primeros superhombres franceses, el Nyctalope, personaje dotado de un corazón artificial y de ojos que le permiten ver en la oscuridad. Pero resulta que, entre sus otras muchas obras, escribió varias series dedicadas a las hazañas de boy scouts adolescentes – que, si mi memoria no se equivoca, tuvieron una gran expansión y popularidad en el período comprendido entre la Primera y Segunda Guerra Mundial. Así que, historias de adolescentes scouts viviendo aventuras en lugares exóticos no era tan extraño como tópico de la literatura popular. Y de la Hire haría varias series con el tema. Esta, particularmente, era de las más moderadas, ya que no había criaturas subterráneas o viajes a otros planetas. Solo algo tan prosaico como una carrera alrededor del mundo.

Que de eso va: la historia: seis boy scouts ingleses y seis franceses compiten dando la vuelta al mundo para ganar los diez millones de dólares (mucha mas plata que ahora) que el magnate norteamericano de los ferrocarriles, Mr. Brackfeller, donará a la institución ganadora.  Por supuesto esto visto desde la óptica francesa, que tiene como protagonista a Pablo Mandel, hijo obediente, scout renombrado y joven sin miedo, que será el líder de los franceses en esa carrera por todo el mundo… que no sabemos como termina porque el folleto termina justo en le momento de la partida del grupo en un zeppelín rumbo a Túnez.

Si alguno sabe cómo continúa la historia, avíseme…

28/06/2012 15:06 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Going out with a Bang!

20120607001238-20120519005932-explorar-2.jpeg

Tras pasarme 4 meses con la serie “BANG. Agente 000”, creo que es bueno cerrar con una evaluación general de la lectura.

Primero, para quien no vio los posts les dejo los links de las novelas leidas de la serie.

Bienvenida… ¡la muerte!

Osiris

Whisky , veneno y dinamita

Cuervos en Saint-Tropez

In memoriam

Pentagrama

No me llames “Darling”

Catalepsia

Cuando se muere de veras

Africa se tiñe de rojo

Alegre contrabando

Nuestro amor está en Venus

 

Doce novelas de un total de 35. No es una mala cantidad para evaluarla. ¿Mi diagnóstico?

Y... en general es un producto que merece su oscuridad.

Quiero decir, está competentemente escrito en general y tiene algunos momentos realmente fascinantes si uno busca entretenimiento demencial al mejor estilo pulp, pero no pasa del pop de derribo.

Si hay que decir que hay una diferencia notoria entre los primeros quince números, los escritos por Alexis Barclay, y el resto de la serie. Las novelas escritas por Barclay tienen una continuidad interna, un desarrollo lógico entre historias entre objetivo, con personajes  que se mantienen consistentes en el tiempo. Tras su alejamiento eso se convierte en un vale todo, con novelas peores y novelas mejores (como dije hay algunas de esas que fueron de las que más me gustaron), pero perdiendo cualquier de identidad que permitieran volver al lector.

¿Valió la pena leerlas? Realmente no, excepto como para hacer un registro de que esto también se publicó.. y para que ustedes se ahorren el trabajo. La verdad, la colección me la guardaría por las tapas, que son una delicia.

¿Y ahora, que sigue? Pues... por un rato voy a ir a lo seguro, a atorores que se que no me deberìan defraudar, antes de arrnacar con algo tan de largo vuelo como esto.

Nos vemos

 

06/06/2012 20:12 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Nuestro amor está en Venus

20120519005932-explorar-2.jpeg

Autor: Juan Gallardo Muñoz (a) “Lester Maddox”

Colección: Bang Agente 000 nº 27

Edita: Ferma, Barcelona, 1970.

 

Todavía no nos habíamos encontrado con ese clisé de las historias de organizaciones secretas: la organización secreta rival y de signo contrario. De SMERSH a esta parte, no hay grupo secreto que no tenga un rival que haga lo mismo con designios malévolos. La gente de Géminis tardo su tiempo para eso, pero en esta novela la consiguió: el grupo Venus, una organización secreta y extremista israelí, decidida a desatar una guerra en Medio Oriente que obligue a Israel a dominar a los árabes. Y para lograr eos pretenden hacer estallar una conferencia panarabe, usando a un mercenario de la zona y usando a una seductora y inhumana asesina entrenada para matar. Y solo la casualidad hace que un agente BANG esté sobre la pista..

Ultima novela de las que tengo de esta seria, que se prolongó hasta le número 35 antes de desaparecer. La verdad entretenida y poco más. Un par de momentos inverosímiles (no me puedo imaginar salvándote de una asesina tan eficiente que te agarra en un minúsculo baño de avión, pero el protagonista lo logra), hay un doble juego que se venir desde kilómetros y chistecitos histéricos de que chica se acostará ocn el agente secreto. Pero no es ilegible. Igual uno tiene la impresión que la serie a esta altura (en realidad desde que se fue Alexis Barclay) había perdido el norte y eran novelas de todo tipo y factor introducidas con forceps en la serie.

Se acabó aquí las reseñas de la serie. En los próximos días un balance final de la lectura de la serie... y de lo leído de Salgari. Ambos merecen un cierra reflexivo después de haberle puesto entre ambos casi un año de este blog a leerlas…

18/05/2012 20:59 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Alegre contrabando

20120510213445-002.jpg

Autor: José María Lliró Olivé (a) “Max Cameron”

Colección: Bang Agente 000 nº 23

Edita: Ferma, Barcelona, 1969

 

Mientras la revolución de Terciopelo arrecia en Checoslovaquia, un grupo de antiguos nazis está generando un plan para desestabilizar le país y generar una intervención soviética a pleno, desencadenando la tercera guerra mundial. Y solo los agentes de BANG pueden impedirlo…

Otra novela pasable nomás, con una organización criminal enfrentándose a los Bang, muchos tiros y violencia y un trasfondo sacado de los diarios de la época. Los protagonistas ya habian aparecido en otras novelas de la segunda serie de Bang y en general el ritmo no cambia mucho respecto a lo anterior: pasable pero intrascendente.

Como ven no estoy muy inspirado pero después de tantas novelas mas o menos iguales difícil que diga algo novedoso. Si hasta usan de rivales a nazis el clisé numero uno a la hora de la organización criminal y terrorista (segundo, muy atrás, vienen los arabes)

Me queda uno más en espera de la serie para cerrar esta maratón BANG. Si hubiera terminado con esta novela hubiera sido un final anticlimático….

 

10/05/2012 17:34 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Africa se tiñe de rojo

20120504201935-002.jpg

Autor: Francisco Daniel Ortusol (a) “Mayor Frank D. Ortusol”

Colección: Bang Agente 000 nº 21

Edita: Ferma, Barcelona, 1969

 

Este debe ser el libro más atípico de toda la serie, el que más se aleja de los planteos de la colección, por lo menos de los que he leído. De entrada, empieza con una escena de acción y violencia que se sitúa a mitad del relato y que parece salida de una novela de James Bond o (mejor aún) Matt Helm, por su sadismo y su vibrante descripción de las peleas. Y de ahí en mas la historia se pone mas que entretenidas porque la historia mezcla en buenas dosis política (la historia se asienta claramente en la crisis de Biafra desarrollándose en esos años), acción, violencia y un dejo de compromiso social. Y endulzado ocn el heroe y el villano mas bondescos de toda la serie. Lo quen o es poco.

El héroe es Richard Richards, dueño de una gigantesca empresa de juguetes infantiles y además agente Bang. Una cruza inverosímil que de por sí me predispone a favor. Digo, ya se que me tengo que olvidar el realismo para entrar en pleno terreno del pulp mas casposo, que esl o que cuenta en novelas así.

La cuestión es que el dichoso juguetero irá a repartir ayuda humanitaria en Biafra para averiguar un reporte aún mas interesante: descubrir y desbaratar un campo de concentración infantil que se rumorea que existe allí, donde se llevan a niños biafreños. Que por cierto existe y es manejado por una suere de versión blaxplotaition del doctor Mengele, un científico que quiere mejorar la raza negra y entrena a los pendejos para convertirse en los soldados obedientes del mañana , listos para exterminar a quien sea al que el se lo ordene.

Pero antes de llegar a él, Richard tiene que enfrentar a guardaespaldas femeninas tan exóticas como listas para eliminar a alguien, esbirros siniestros y brutales y trampas mortales que no estarían fuera de lugar en una película del agente 007. Y que resuelve usando artilugios tecnológicos dignos de salir del taller de Q.

Que el uso de la organización Geminis sea apenas tangencial a la historia la verdad importa poco. A la hora de elegir una novela entretenida de esta seria, estoy entre esta y Osiris… y creo que esta le gana. Si se van a tomar le trabajo de leer esta seire, empiecen por aca.

04/05/2012 16:19 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Cuando se muere de veras

20120430231022-001.jpg

Autor: José María Lliró Olivé (a) “Max Cameron”

Colección: Bang Agente 000 nº 16

Edita: Ferma, Barcelona,. 1968

 

Como contamos anteriormente, el número 15 de esta colección era el último que escribía para la editorial Ferma Alexis Barclay, solo Dios sabe por qué motivos. Aunque no es aventurado que tuviera que ver con una cuestión de derechos del os personajes, ya que Barclay seguiría con los mismos personajes en una colección homónima editada por Euredit. Una pista para suponer que esto tuvo que ver es justamente esta novela, donde lo único que queda de la premisa original es una organización secreta que combate el crimen internacional. De ahí en mas cambia TODO.

Empezando por el nombre: BANG es el acrónimo ahora de “Base Anticrimen Nueva Geminis” (en vez del mas enrevesado “Bringer Advine Nomenclatura Geminis” de Barclay).Su base ya no es más Hong kong sino en una misteriosa isla del Pacífico Sur llamada Devil`s Island. Hay tres líderes superemos a cambio de uno. El contenido de aparatos tecnológicos a lo James Bond aumenta exponencialmente. Y los agentes son un elenco completamente diferente. Parece claro que lo único que pudo retener Ferma era la marca registrada de la serie y tenía que cambiar completamente con todo.

En esta aventura conocemos al agente Paul Briand, ex mercenario y aventurero al que le llega la oferta de entrar a trabajar en una misteriosa organización mercenaria, lista para generar un golpe de estaod ne un país petrolero… y, para lograrlo tiene un plan de diversión para nada menor: hacer asesinar la premier chino en una reunión multilateral el mismo día del ataque (para que la invasión pase piola en las noticias). Y tiene un final realmente apocaliptico. Atenti tambien porque aparece un segundo agente Bang, el inglés Gordon McQuade (otra diferencia: la cooperación entre agentes Bang parece más común que antes) que aparecerá en otrasn ovelas mas adelante.

Pero lo que se mantiene constante es la muertey la violencia en las peleas. Hay muertos y torturados por doquier.

Y las tapas de Cortiella que se siguen manteniendo con el mismo nivel de calidad.

Estilísticamente, Cameron parece escribir unos relatos mas duros , mas “machos” en su planteamiento y ejecución.. Tampoco igual es que sea un cambio notorio: Bang sigue siendo una serie escrita profesionalmente peor no mucho más, una de las infinitas series similares de esos años. Nada espectacular.

30/04/2012 19:10 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Catalepsia

20120418223153-001.jpg

Autor: Antonio Viader Vives (a) “Alexis Barclay”

Colección: Bang Agente 000 nº15

Edita: Ferma, Barcelona, 1967

 

Tenemos de nuevo a Billy Mustard, el periodista duro que había sido reclutado por la Organización Geminis en la novela Pentagrama, haciendo un trabajo casi por fuera de la organización. Debe resolver un problema de su pasado: diez años atrás, cuando era fiscal de distrito, debió condenar a un joven que había eliminado a cuatro traficantes de droga. Hoy lo han soltado y está claro que piensa eliminar al restante, que ahora acaba de convertirse en un prometedor capo de la “Cosa Nostra”. Y por supuesto pretende deshacerse de ese indeseable que llega del pasado a arruinarle el éxito, sobre todo teniendo en cuenta que hay quienes quieren verlo fracasar.

En medio de esta intriga urbana vemos cómo todo fue desarrollándose, con el drama de la adicción a la droga en el medio y un tono sórdido y desesperante digno del mejor cine negro. Olvídense de la alta aventura y situaciones a lo James Bond de otras novelas: esta historia es una novela policial encubierta, dura y violenta. Hay muertos por todos lados y la venganza final es de un sadismo maravilloso. Un final merecido al período Barclay de esta serie.

Si, porque tras esta serie Barclay la abandona. Y se va a seguirla a otra editorial, Euredit, donde saldrán 16 novelas más de esta serie (hasta 1970), calculo que con los mismos personajes (no sabría decirles porque no las tengo). El total de novelas escritas por Barclay en ambas editoriales serian vueltas a reeditar , una vez en 1972 y otra en 1980 por la editorial Producciones Editoriales.

Lo curioso que Ferma va a seguir además con su serie BANG. ¿Qué cambios van a traer aparejados el cambio de escritor? Bueno , lo veremos en la próxima entrada….

18/04/2012 18:32 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

No me llames “Darling”

20120326010417-bang-no-me-llames-darling.jpeg

Autor: Antonio Viader Vives (a) “Alexis Barclay”

Colección: Bang Agente 000 nº 12

Edita: Ferma, Barcelona, 1967

 

Como habrán visto si leyeron las reseñas de lagunos títulos anteriores de esta serie, el enfrentamiento del os integrantes de la Organización Gemini con miembros del servicio secreto –especialmente de la Republica Popular China- no era algo poco común. Pero aquí el juego del espionaje es el nudo central de la trama, lo que mueve toda la acción. Aquí los Bang se enfrentan a un plan donde directamente se intenta la subersi´n deu n país, en este caso la isla de Antigua.

¿Por qué Antigua? Buena pregunta sin mucha respuesta. ¿para qué necesitan esa islita pequeña del Caribe (de 80 mil habitantes HOY) los chinos? La verdad no se. Pero ahí lo tienen a Jack Mac Canles tratando lo que le pasó a otro agente Bang , asesinado ahí. Todas las pistas terminan llevando a un plan de desestabilización de un movimiento extremista de Antigua (¿cuánta gente pueden ser? ¿20? ) que lidera una millonaria y hermosa chica de sociedad… o no.

Digamos que el final recurre al truco bajo de “agente infiltrado usando un disfraz perfecto“ que es ya un mal clisé a estas alturas. Lo que nos da un relato bastante indiferente a la hora del disfrute. Puntuado, eso sí, por las muchas muertes que ya son marca de fábrica de la serie.

En síntesis, una lectura indiferente tirando a aburrida. Queda una novela más de Barclay en la serie para leer. Ojala sea mejor que esta

25/03/2012 21:04 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Pentagrama

20120316181750-copia-de-bang-pentagrama.jpeg

Autor: "Alexis Barclay" (a) Antonio Viader Vives

Colección: Bang Agente 000 nº 11

Edita: Ferma, Barcelona, 1967

 

Tenemos un talentosísimo músico clásico húngaro conocido por su clara posición anticomunista. Tenemos una mujer muerta en su cama. Tenemos la información que no es la única mujer relacionada con el músico que aparece muerte. Tenemos la pérdida de importantes secretos occidentales. Tenemos un periodista borracho, duro e incorruptible. Tenemos a Carla Fullbergh, agente BANG (a la que conocimos por primera vez en la novela Whisky, veneno y dinamita ), tratando de saber que pasa. Y por supuesto tenemos violencia, mucha violencia.

Creo que esta es la novela que mas disfruté hasta hoara del ciclo Bang. No solo por que la historia se desenvuelve sin respiro peor suavemente, sin esos desarrollos que suenan inverosímiles (ojo no es que no haya desarrollos inverosimiles ne la novela, pero Barclay nos vende como nunca el pescado y nos deja creyendo que todo funciona suavemente). Billy Mustard parece uno de esos personajes interpretados por Bogart, adiccion al alcohol y frase sardónica incluída. Y el dueto que juegaj unto a Carla Fullbergh resuena a los mejores momentos de la relación fílmica entre Bogie y Laureeen Bacall.

En síntesis: una novela muy entretenida .Barclay se nota que le ha tomado ya el tono a la serie y la va manejando con gran pericia. A ver cómo sigue…

16/03/2012 14:15 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

In memoriam

20120306224549-bang-in-memoriam.jpeg

Autor: “Alexis Barclay” (a) Antonio Viader Vives

Colección: Bamg Agente “000” nº10

Edita. Ferma, Barcelona, 1967

 

Jessica Crittenden es una mujer del pasado de Dawson Konrad, uno de los principales agentes de la Organización Gemini. Cuanod la encuentra en un crucero por Birmania Dawson se alegra de retomar la relación. Pero descubre que es seguida. Y luego de intentar asesinarla, comienza a ver que su amiga está metida en un juego de chantaje mucho más complejo de lo que parece. Un juego que incluye au n gangster chino residente ne Hong Kong, quien ofrece 200 mil libras esterlinas a Jessica a cambio de sus cartas. Y cuando ésta le ofrece que ambos se retiren a vivir la buena vida con ese dinero, Dawson se niega. Se irá de su hotel, para descubrir a la mañana siguiente uqe ha sido ahorcada. Pero lo curioso es que ella no se resistió a morir. De ahí en mas, Dawson comienza a averiguar qué era lo que estaba chantajeando Jessica y por qué se dejó morir…

Como se va haicenod recurrente, tenemos otro argumento enrevesado en le centro de la historia, sazonado ocn gotas de sexo y mucha mucha violencia. Está claor que la gente de la Bang tiene el típico credo de los vigilantes promedio de la cultura pop: “el unico buen delincuente es le delincuente muerto”.

Respecto al protagonista de esta novela, Konrad Lawson es probablemente el mas mujeriego de todo el grupo. Además el jefe de la organización, Alan Nolan, vuelve a trabajar con un papel seucndario como facilitador de contactos y auxiliador de planes. De hecho, estas vez la policía de Hong Kong funciona como apoyo de Dawson al final, en un giro no muy creible que digamos, todo gracias a los buenos oficios de Nolan.

En síntesis, mas “trash” altamente disfrutable de una serie que se hace entretenida de manera continua.

06/03/2012 18:45 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Cuervos en Saint-Tropez

20120301231014-cuervos-en-saint-tropez.jpg

Autor: “Aleis Barclay” (a)Antonio Viader Vives

Colección: Bang Agente 000 nº 9

Edita: Fema, Barcelona, 1967.

 

Tres asesinos psicópatas reciben dinero para matar a tres personas que parecen no tener nada en común, excepto que están en el balneario francés de Saint Tropez. Los asesinatos se suceden sin encontrarse otro punto en común que su brutalidad. Pero Jack MacCanles, el agente BANG 027, empieza a tirar del hilo y encuentra una conspiración compleja creada por una mente realmente retorcida, que solo quiere venganza por su pasado…

Que puedo decir sino “¡¡¡¡¡WOW!!!”. Esta novela tiene más recovecos y vueltas que un laberinto. Compleja, gore, violenta, es hasta el momento, la mas entretenida de las novelas de la serie que he leido. Tal vez le unico problema es que en un momento, si uno aplica el axioma de “el menos sospechoso es el culpable” como a las dos terceras partes de la novela uno ya descubre quién está detrás de todo. Pero, que joder, que el 85% de las novelas de Agatha Christie funcionan con el mismo axioma y ahí están  calificadas como clásicos de las novelas de detectives.

Por cierto, es hora que hable de las tapas de Rafael Cortiella que son un punto a favor en el estilo de la serie. Tremendas las ilustraciones la verdad.

Seguimos avanzando en esta serie que se esta ganando un espacio en la categoría “autores y series que valen la pena redescubrir”. Que es por cierto, la categoría que más me gusta encontrar en este blog.

01/03/2012 19:10 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Whisky, veneno y dinamita

20120223224438-bang-whisky-veneno.jpeg

Autor: Alexis Barclays (a) Antonio Viader Vives

Colección: Bang agente 000 nº 7

Edita. Ferma, Barcelona, 1966

 

Amsterdam. Un dueño de diamantes industriales es asesinado de una manera magistral y todas las pistas señalan a su amante. Pero Jack Mac canles (el agente BANG encargado de Europa) comienza a tirar de la madeja y encuentra una conspiración donde se juntan el espionaje chino y un asesino psicópata. Todo eso ayudaod por Carla Fulbergh, antigua combatiente de la resistencia holandesa (donde conoció a MacCanles) y actual escort de la ciudad, que demuestra tener la suficiente habilidad para ayudarlo en la resolución del a historia y que va a terminar convirtiéndose en la nueva recluta de la organización Gemini.

Estano vela es básicamente un misterio típico aderezado ocn acción y violencia. Peor claro tiene esos elementos que en libros mas “respetables” no aparecen, como que la escort lleve (y elimine a una rival) con una larga aguja escondidas entre sus medias. Pequeñas cosas uqe la hace entretenida. Igula le falto un ultimo giro demente para disfrutarla totalmente. ¿Vale la pena seguir la serie? Definitivamente. Barclay entrega “trash” graciosillo que se disfruta mucho mucho. Asi que avanzaremos en la serie. Paciencia..

23/02/2012 18:44 roberto #. Héroes de papel Hay 8 comentarios.

Osiris

20120214205327-osiris.jpg

Autor. "Alexis Barclay" (a) Antonio Viader Vives

Colección: Bang Agente 000 nº 3

Edita. Ferma, Barcelona, 1966

 

Egipto. Perla Arstrong – una de las principales agentes de la organización BANG, (cuyo origen explicamos en el post anterior) – tiene una tienda de perfumes como tapadera, junto a su socia, una bella joven proclive a salir con mucha gente. El asunto es que una noche desaparece. Investigando Perla descubre que ha sido secuestrada por una secta de adoradores de Osiris, quienes están haciendo acopio de bellas mujeres para sacrificarlas a su dios en la próxima ceremonia. Que será cuando crezca el Nilo, muy pronto. Y para enfrentarlos, Perla contará con el apoyo de un marinero rufián que es capaz de cualquier cosa por oro.

Asi en frío suena a poco. Pero otra cosa es leer la novela. Que es una gran destilación de esos elementos demenciales que hacen tan entretenida a la buena literatura de oblsillo. Enumeremos: sectas egipcias asesinas, torturas de todo tipo y factor, un combate final a todo trapo, personajes jugando dobles y triples juegos, peleas a muerte… Todo comprimido en estas páginas escritas con trepidación (que no con alto vuelo literario para que negarlo) por don Alexis Barclay. Si el resto de los libros de esta serie siguen así, voy a disfrutarlo mucho…

14/02/2012 16:53 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Bienvenida… ¡la muerte!

20120207223102-bang-bienvendia-la-muerta.jpg

Autor: “Alexis Barclay” (a) Antonio Viader Vives

Colección: Bang Agente 000 nº1

Edita. Ferma Barcelona, 1966

 

La idea del grupo de vigilantes privados dedicados a combatir al margen de la ley es vieja desde por los menos las historias de los Cuatro hombres Justos que escribió Edgar Wallace a comienzos del siglo XX. En plena era dorada de los “pulps” Doc Savage, The Shadow, The Avenger y un sinnúmero de héroes de ficción tenían au n grupo de “agentes” listos para apoyarlos en las aventuras. Así que, cuando apareció esta novela en la España tardofranquista, la idea no era novedosa.

La segunda idea usada como base para la serie era usar un escenario digno de las películas de super espías dem oda en esos años con historias ocurriendo en lugares exóticos del mundo, enfrentando a criminales definitivamente más extraños que el “capo” mafioso típico. De la combinación de ambas ideas salió la serie “BANG Agente 000”

Dicho Agente 000 se presenta en esta novela como Alan Nolan, un ex agente australiano de la Interpol dado de baja al recibir una herida que lo dejó perpetuamente en silla de ruedas. Deseando continuar la lucha con el crimen, tras amasar una fortuna y entrenar en los misterios del yoga tibetano para desencadenar sus potencialidades ocultas como persona, Nolan decide llamar a varias personas para crear un grupo que luche de manera secreta contra el crimen internacional. Estas personas son:

-Dawson Konrad, antiguo soldado de fortuna británico experto en combate cuerpo a cuerpo;

-Rodney Post, periodista norteamericano incorruptible;

-Laura Belle Jewels, prestigiosa doctora y psicóloga (y enamorada de Alan Nolan);

-Jack Mac Canles, antiguo piloto de pruebas;

-Perla Armstrong, una china-americana con increíbles conocimientos en física  electrónica

Estas cinco personas serán la base de la “Organización Gémini”, dispersa por todo el mundo lista para combatir a todo tipo de criminales, organización dirigida por el propio Nolan desde us casa de Hong Kong.

En esta primera novela , Rodney Post es eliminado por una organización llamada el “Dragón Amarillo” nada más llegar a Hong Kong para evitar que Nolan reciba una pista sobre el hallazgo de unas antiguas planchas para fabricar libras esterlinas que en la guerra habían preparado lso nazis. Y que quiere recuperar la aliada del “Dragón Amarillo”, Karla von Werra, una bella alemana que en su juventud se dedicó sin demasiados escrúpulos a eliminar judíos en campos de concentración y hoy busca recuperar las planchas para hacerse rica junto a sus asociados. Y, por supuesto, un muerto más o menos no le hace nada.

Pero claro, el asunto ahora son palabras mayores. Porquen o es solo el crimen, sino que ademas hay que vengar a un agente caído en el cumplimiento. Y Nolan y Lawson Konrad - el encargado físico de generar la venganza- se van a tomar todo muy concienzudamente para destruir todo el juego de la hermosa nazi.

El resultado es una maravilla trash: hay babosos asesinos asiáticos, una casa repleta de trampas mortales, traiciones a dos y tres bandas, una noche agitadísima a ambos lados del muro de Berlín y muertes de todo tipo y factor  Todo escrito sin particularmente vuelo poético pero con eficiencia por  Antonio Viader Vives, un profesor de Derecho Penal que bajo el seudónimo de Alexis Barclay (entre muchos otros) escribió casi dos mil novelas populares desde finales de los años cincuenta hasta –calculo yo sin saberlo exactamente- la década del 80.

Digamos como evaluación que la prosa de Barclay no es maravillosa y la historia no deja de ser similar a muchas de los relatos de espias de esos años. Si me tuviera que guiar solamente por esta novela, la serie BANG es laog absolutamente desechable, una novelita más para pasar el rato.

¡Más BANG en la próxima entrada!

(Continuará…)

07/02/2012 18:31 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Corsarios de levante (2006)

20110929163655-74-corsarios-de-levante.jpg

Autor: Arturo Perez-Reverte

Serie: El capitán Alatriste nº6

Colección: Punto de lectura

Edita: Santillana, Madrid, 2008

 

Necesitaba variar mi dieta salgariana un poco y, decidido a mantenerme en el género aventurero, opté por sacar de la biblioteca esta aventura del capitán Alatriste, la serie que escribe Arturo Perez-Reverte sobre este capitán del ejército español en tiempos de Felipe IV que es éxito superventas en la madre patria desde que comenzó.

¿Por ué el éxito de Perez-Reverte? Porque está clarísimo que escribe con ganas aventura bien clásicas, habiéndose mamado a los clásicos del siglo XIX – desde Salgari y Verne hasta Benito Perez Galdós- para construir una narrativa que respeta la tradición, aggiornándola a los gustos actuales sin caer en correcciones políticas a lo Isabel allende con El Zorro. Sus personajes no siempre son buen gente, ni tienen actitudes que hoy serían reprensible: el degüello es algo cotidiano y un enemigo muerto muchas veces es mejor que un enemigo rendido. Pero Altriste es un hombre básicamente decente y honorable y se nota en cada momento. En este libro su relación con su protegido/escudero/hijo putativo Iñigo Balboa se torna complicada porque el pendejo (como buen pendejo) se retoba mal y le dice unas cuantas verdades que debe apechugar.

La narrativa, ambientada en el Mediterraneo donde turcos y cristianos se dedican a espachurrarse mutuamente en nombre de la religión es mas bien episódica sin un punto de partida ni de llegada claro: está claro que este libro debe ser leído como parte de una serie para disfrutarlo plenamente. Pero incluso si no se leyó todos los tomos anteriores (mi caso que solo había leído el primer volumen) las descripciones, observaciones y trabajo de rigurosidad histórica de Reverte dan un resultado más que agradable de leer.

¿Quedará el capitán Alatriste dentro del panteón de los grandes personajes de aventuras que ha dado la literatura española? Todavía es temprano de saber. Pero en mi opinión tiene buenas probabilidades de que eso suceda. A buscar el resto de los libros…

29/09/2011 12:36 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

TALES OF THE SHADOWMEN 7: FEMME FATALES (2011)

20110125223251-talesshadowmen701.jpg

Autores. Varios

Serie. Tales of the Shadowmen

Edita: Black Coat press

 

La premisa es simple: junten dos o mas personajes de ficcion (preferentemente de aventuras) al menos uno de los cuales debe de haberse originado en la literatura francesa y hagan un relato corto con ellos. Esta antología nace de esa premisa y, aparentemente, hay gente interesada porque ya vamos por el séptimo volumen.

Por supuesto que el resultado en una antología siempre es dispar. Pero debo reconocer que la gran mayoría de los cuentos son como mínimo bien escritos y entretenidos de leer. Sí pasa que algunos terminan olvidándose que , pese a ser un pastiche, el relato tiene que ser primero y principal entretenido y no solo un trasfondo donde se mueven los personajes.

Igual hay bastantes cuentos a destacar. Jean Marc Lofficier (editor y compilador de la antologia) se destapa con un relato entretenidísimo donde explica por qué Fantomas no se puso a eliminar a personajes similares como Diabolik en una vuelta de tuerca absolutamente brillante. Pete Rawlik hace una historia que no desentonaría en el canon lovercraftiano juntando a Herbert West, Erich Zahn  y Crhistine Daae (la heroína de El fantasma de la opera). David Vineyard junta a Tintin, el Nyctalope, Bob Morane, Bernard Prince, el doctor NO y varios villanos amarillos mas en un relato aventurero de primera línea ambientado en una isla creada por Julio verne. Neil Penswick explica la misteriosa vida de Lawrence de Arabia post Primera Guerra mundial por obra y gracia del Doctor Fu Manchu. David Mc Donnell junta a Miguelito Loveless (si, el enemigo enano de Jim West) con la enfermera Ratched de One flew over the Cuckoo`s Nest en una historia de mala leche y nostalgia. Brad Mengel se despacha con un cuento ultrabreve donde Simon Templar consigue un aprendiz en la forma del joven Marko Linge (o Su Alteza Serenissima para los aficionados a las historias de espias franceses).

(Bueno y eso sin contar la historia que abre el libro un relato escrito por quien escribe estas líneas y del que me abstengo de dar una opinión para no tener conflicto de intereses conmigo mismo =)

Estos no son los únicos . Hay mas y, como dije antes, el conjunto en general es mas que decente. Si les parece que les puede interesar, vayan aquí y ordenenlo.

25/01/2011 18:32 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

The Devil`s Guard (1926)

20100427004147-devils.jpg

Autor: Talbot Mundy
Edita: Avon Books, New York, 1968

Durante la Edad Dorada de los "pulps", entre 1910 y 1945, Talbot Mundy fue uno del os autores más reconocidos en el campo de la aventura en lugares exóticos (o sea, no occidentales). Autores como Robert Howard reconocieron la influencia de las obras de Mundy en sus propios trabajos. Un relato de Mundy garantizaba buenas ventas donde se publicaran. Por un tiempo, sus historias fueron casi tan influyentes como los relatos de Rudyard Kipling en la construcción del imaginario de países como la India en el mundo occidental.
Lo interesante del caso es que la visión de estas sociedades coloniales es muy diferente entre ambos escritores. Kipling había nacido y se hbía criado en la India del Imperio Británico, dentro de la clase dominante y tiene en sus obras una actitud decididamente paternalista ante los hindúes nativos: los puede considerar inteligentes y sacrificados, pero siempre son vistos en una posición subalterna respecto de los británicos. El trasfondo es que la superioridad colonial es algo natural y hasta beneficioso, porque Inglaterra le ha traído los beneficios de la civilización a esos tipos, que lógicamente reconocen los beneficios de ser dominados. Este discurso no aparece en ningún momento en las historias de Mundy: para él, los personajes nativos son tanto o más complejos que los blancos y siempre se hallan en un pie de igualdad con ellos. Y esto es porque Mundy conoció las colonias británicas como un privilegiado, sino como un aventurero que sobrevivió de muchas maneras en ellas, algunas no del todo legales (llegó a estar preso por fraude en el Africa oriental) , y que trató a los nativos en su medio en esos años (hasta irse a radicar definitivamente a Estados Unidos en los primeros años del siglo XX y comenzar su carrera de escritor). O sea, un tipo conocido por los africanos con el apodo de "Culo Blanco" no podía de ninguna manera sentirse superior a nadie.
Esta actitud de respeto y simpatía ante las culturas no occidentales están siempre presentes en sus novelas, de la que ésta es un ejemplo típico. The Devil`s Guard es una de las más importantes dentro de su ciclo de historias más famosas, las protagonizadas por Jimgrim.
¿Quién es Jimgrim? Mejor cito textualmente de la novela:
Jimgrim – nacido James Schuyler Grim, pero conocido como Jimgrim en todo el Cercano Oriente, Arabia, partes de Africa y desde Dera Ismail Khan hasta Sikkim – ha servido en departamentos de inteligencia de al menos cinco naciones, siempre reservando la ciudadanía estadounidense. Habla una docena de lenguajes tan fluídamente que puede pasar por nativo; y desde que fue lo suficientemente viejo para encender una fogata y despellejar un conejo, el mismo centro del peligro ha sido su objetivo, de la misma manera que muchas personas pasan la vida buscando la seguridad y el confort. Cuando él está en un lugar que otras personas considerarían seguro, su propia incomodidad lo aburre.
El es el mejor amigo que un hombre podría tener, el menos charlatán, el más considerado, y no parece tener ambición personal.

Este fabuloso aventurero se va a dirigir hacia el Tibet en busca de la misteriosa Shamballah y del profundo conocimiento que se puede conseguir allí, que puede revelar preguntas que todo ser humano se hace y que las religiones dan de manera incompleta. Junto a él viajarán su amigo y Watson personal, Jeff Marsden, el guerrero Narayan Singh y el snachopanzesco hindú Chullunder Ghose.
Pero para llegar a su destino deben involucrarse en la guerra secreta entre dos órdenes de monjes tibetanos, que luchan desde tiempos inmemoriales para controlar el mundo. Es en este conflicto tanto espiritual como real en el que Jimgrim y sus compañeros se ven enfrascados.
Leída hoy día, la novela parece un libro de Osho o de Deepak Chopra sobre la revelación mística enmarcado en una historia de Indiana Jones. Pero, claro, en 1926 no había filósofos “new age” escribiendo sobre el Tibet y faltaban unos años para que Horizontes perdidos creara la imagen del lama que revela verdades místicas, así que no podemos sino señalar la visión de Mundy para poner estos temas en ese momento. Igualmente, teniendo en cuenta que el autor era creyente en la teosofía (doctrina en la que todas las religiones son reflejos de una verdad superior más profunda), el tono didáctico de las sucesivas "revelaciones" de la novela es evidentemente un objetivo del autor.
Hay que destacar además las relaciones entre los personajes, que siempre están en un plano de igualdad pese a sus diferencias raciales. Por ejemplo Narayan Singh es un guerrero sikh sin miedo y poco dado a los misticismos (de hecho es el más racionalmente obtuso de los cuatro viajeros), que cree que el valor personal y las armas afiladas son la mejor defensa contra los hechizos que reciben (y que tiene una salida de la novela de proporciones épicas). Chullunder Ghose, que al principio parece ser la típica comparsa llorona y cómica de todos los grupos avnetureros, deviene en una suerte de Sancho Panza hindú, un sabio del o cotidiano que demuestra una sorprendente agudeza en sus reflexiones. Ambos tienen una relación de igualdad con los dos personajes occidentales, una basada en el respeto y la comprensión de sus diferencias como personas. Sin el contrapunto entre éstas personalidades, The Devil`s Guard se leería ocmo un aburrido de autoayuda disfrazado de novela, un poco como esas plúmbeas historias de Carlos Cuauthemoc Sanchez. Por suerte Mundy sabe lo que hace y nos da una muy sólida novela de aventuras, obra de un autor que merece ser recuperado ocmo uno del os grandes escritores de aventuras del siglo XX.

26/04/2010 20:53 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Zorro, comienza la leyenda

20100405005239-zorro.jpg

 

 

Autor: Isabel Allende
Editorial: Sudamericana, 2005

La primera pregunta que uno se hace es ¿Por qué los encargados de cuidar un personaje aventurero como el Zorro le dieron el encargo de escribir este libro a una escritora de novelas para el publico femenino? En una primera mirada, suena tan extraño como Agatha Christie escribiendo un relato de Conan.
Pero, si reflexionamos un poco, la elección no es descabellada. Y eso es porque el Zorro es uno de los héroes de aventura más "female friendly" que hay. Al menos la imagen que todos tenemos de él, delimitada a partir de la versión cinematográficam uda de Douglas Fairbanks (no sabría decir ocmo era la version novelada originalmente por Johnston McCulley, porque no la he leído) es la de un héroe para el que la habilidad, la gracia y la astucia son más importantes que la fuerza bruta y la obsesión. El Zorro, a diferencia de otros héroes de la noche con doble persnalidad (batman es el mejor ejemplo), siempre pelea con una sonrisa en los labios y parece dispuesto antes que nada a rescatar a la damisela en peligro. Y eso sin hablar de su alter ego, Diego de la Vega, un tipo que parece conectado con su lado femenino deu na manera casi sospechosa de su virilidad. No por nada existe una película como Zorro, the Gay Blade,. Con un protagonista que defnitivamente es una "loca".
Teniendo en cuenta esto, la elección de Isabel Allende para contar la historia de cómo Diego de la Vega se convirtió en el Zorro suena como una buena idea para remozar al personaje, que necesitaba de un nuevo público, ese que lee novelas románticas como las de Barbara Wood, Nora Roberts o la propia Allende.
Pero pasemos a la novela en sí. Como dijimos, es una precuela que cuenta los orígenes del personaje. Lo primero a rescatar es el trabajo de ambientación histórica: Allende es rigurosa con sus fechas, lugares y detalles, evitando las barrabasadas históricas que muchos autores (en particular los norteamericanos) hacen cuando hablan de historia que ocurre fuera de Estados Unidos.
Sobre este manto histórico, Allende teje un relato iniciático estructuralmente simple que se deja leer agradable y fácilmente, actualizando de paso la leyenda. Convierte a Diego en mestizo, con lo que explica su relación de amistad profunda con su sirviente Bernardo (descrito correctamente como indio, igual que en los relatos originales, no como en la serie de Disney que todos vimos de pequeños). Igualmente reconozco que me cansa un poco la visión de los indígenas-como-conocedores-de-valores-espirituales-profundos que asume en la novela Allende. Pero bueno, es el nuevo estereotipo de los indígenas americanos (y un estereotipo mejor que el del salvaje-ignorante-necesitado-del-control-blanco que existía anteriormente).
También entiendo en este contexto (la necesidad de modernizar al personaje para un nuevo público) que tenga una narradora mujer que se vale por si misma de una manera bastante poco histórica. Este otro yo de la autora (¡Se llama Isabel, por Dios! ¿Hay que ser mas obvio?) se convierte poco a poco en una ayudante del héroe tan importante como el propio Bernardo, agregando un personaje más a la mitología del personaje. Si este nuevo personaje se convertirá de manera permanente en parte de la leyenda del Zorro o quedará como una nota al pie de página, dependerá de factores más allá de la novela.
En el balance final, la novela es un buen intento para remozar a un viejo personaje. Se deja leer bien y cumple con el objetivo de buscar un nuevo público. Sin entretenerme tanto como la mayoría de las novelas de El Coyote, este Zorro soporta tranquilamente una lectura.

 

 

04/04/2010 20:59 roberto #. Héroes de papel Hay 4 comentarios.

El Corsario de la Virgen

20090516233413-corsairo-virgen.jpg

 

 

 

 

Edita: Tor, Buenos Aires, 1954
Colección: El Marqués de la Torre Bermeja nº1, Biblioteca Sandokan

Rodolfo Bellami fue un prolìfico autor de novelas populares en la Argentina de la décadas del 40, 50 y 60. Escribió de todo, especializandose bastante en novelas de piratas como la que reseñamos a continuación.
El marqués de la Torre bermeja ve morir a su amada por obra y gracia de los piratas. Y decide aplicar venganza contra ellos unsando el viejo y conocido truco de la contrainsurgencia. O sea, armando una nave corsaria dedicada a atacar a los piratas con las mismas tácticas que ellos.
No esta mal. Se deja leer, entretenida. No es que pase mucho, porque es (como buen primer volumen de una serie de libros) más una presentación de personajes que un desarrollo de la trama. Merece seguir buscando las continuaciones, sobre todo si a ud le gusta las historias de piratas.

 

 

 

 

 

16/05/2009 19:29 roberto #. Héroes de papel Hay 3 comentarios.

Harry Dickson no es Sherlock Holmes... pero casi

20071003024047-pulpo-negro.jpg

 

 

 

 

 

El pulpo negro (La pieuvre noire, 1933)

Autor: Jean Ray
Serie: Harry Dickson n° 10
Edita: Júcar, Barcelona, 1972

Sin Sherlock Holmes, Harry Dickson no existiría.
Y lo decimos no solo porque sea una obvia inspiración (como es en el caso de Sexton Blake o el primer Nick Carter) sino porque originalmente Dickson ERA Holmes. Un Holmes pirata, eso sí.
La aparición del detective de Arthur Conan Doyle fue un fenómeno literario cuando apareció por primera vez a finales del siglo 19. En todo el mundo no solo se editaron las historias originales, sino que, llegado el momento en que éstas se acabaron, no faltó quien se dedicara a escribir y publicar relatos apócrifos para seguir exprimiendo al personaje (claro está, sin que Conan Doyle recibiera un centavo).
Esto fue lo que pasó en Alemania en 1907 donde la editorial Verlaghaus für Volskliteratur und Kunst comenzó a sacar la revista Detektiv Sherlock Holmes und Seine Weltherünten abenteuer (algo así como Los Casos más famosos de Sherlock Holmes). Por supuesto, en cuanto lo supieron, los abogados de Conan Doyle amenazaron con querellarse y los editores, a partir del número 11, le cambiaron el nombre a la revista por Aus dem Geheimakten des Weltdetektivs (Los archivos secretos del Rey de los Detectives). Pero sin embargo, adentro de la revista, el protagonista seguía llamándose Sherlock Holmes, si bien su compañero no era el doctor Watson, sino un joven llamado Harry Taxon. La serie duró 230 números hasta 1911 y tenía unas ilustraciones de lo más imaginativas hechas por Alfred Roloff, que hacían ver al material mucho más interesante del o que era en realidad. Esta serie se llegó incluso a editar en España allá por 1914 (y ha tenido recientemente una reedición en dos volumenes de algunas de sus historias).
Años después, en diciembre de 1927, la editorial holandesa Roman-Boek-en-Kunsthandel se decidió a traducir algunas de estas novelas alemanas al flamenco. Eso sí, para no tener problemas legales, le cambió el nombre al personaje: el británico Holmes le cedió el lugar protagónico a Harry Dickson de Americkansche Sherlock Holmes (Harry Dickson, el Sherlock Holmes americano) como ahora se llamaba la serie. Harry Dickson era ahora el detective y el ayudante dejaba de llamarse Harry Taxon (pa no confundir) y se convertía en el joven Tom Wills.
¿Confundidos? Esperen, que todavía no termino...
En 1928, el editor belga Hip Jansenss, viendo que la edición flamenca vendía bien, contrató al escritor Jean Ray para que tradujera la serie al francés. Así, la versión francesa, llamada Harry Dickson, le Sherlock Holmes Americain, comenzó a publicarse en 1929 y duró 178 números hasta abril de 1938.
Peor Jean Ray se cansó de traducir tal cual las novelas originales, que le parecían más malas que pegarle a tu mamá con un látigo, y decidió directamente escribir desde cero las novelas, usando del original solo el título, las ilustraciones de Roloff y (a veces) alguna premisa del argumento primigenio.
En las manos de Ray (conocido por sus obras de literatura fantástica y que llegó a publicar en Weird Tales, una cosa casi increíble en esos tiempos para un extranjero no residente en Estados Unidos), Dickson comenzaría a pelearse con científicos locos, dioses aztecas, momias babilónicas, asesinos seriales bebedores de sangre y la mar en coche.
Estas aventuras le dieron una popularidad enorme al personaje que también apareció en radio, historietas y estuvo por convertirse en una película dirigida pro Alain Resnais. En España durante la década de 1970, la editorial Júcar tradujo por lo menos 30 títulos de la serie (¿alguien sabe si hubo más?) escritas por Ray. La novela que reseñamos a continuación (tras este enorme prólogo) es una de ellas.
En El Pulpo Negro, Dickson irá a investigar la aparición de un pulpo gigante en un lago perdido en Escocia y la coincidente muerte de un naturalista local. Terminará enredado en un plan alemán para extraer diamantes de una mina abandonad de la zona, usando criminales como mineros de descarte. Sí, así de enrevesado.
La novela se lee fácilmente, tiene momentos extraños y lo único que da lástima es que el dichoso pulpo sea en realidad un submarino que transporta hombres y diamantes desde y hacia Alemania, en vez de algo más fantástico. Uno esperaba lago mejor y ese final como que defrauda un poco tras la construcción previa, que te agarra de los cojones y no te suelta.
Nada mal, la verdad: en cuanto halle más aventuras del Sherlock Holmes americano, habrá la subsecuente reseña.

 

 

 

 

 

02/10/2007 22:50 roberto #. Héroes de papel Hay 5 comentarios.

Lo mejor estaba al final...

 

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

LA MANTIS RELIGIOSA MATA (A Praying Mantis Kills, 1974)
Autor: "Howard Lee" / Lou Cameron
Colección: Kung Fu nº 4
Edita: Grijalbo, Barcelona, 1974.

Esta es la última novela adaptando episodios de la serie de Kung Fu que se escribió. Y, en lo personal fue la más entretenida. El autor tras el seudónimo, Lou Cameron (escritor de novelas policiales, románticas y de lo que viniera el encargo por kilo), se alejó de la escritura taquigráfica de las novelas anteriores (digo taquigráfica por lo despojada de cosas como adjetivos descripciones y demás cosas que no detuvieran la acción) y trato de ponerle algo de clima y personalidad a la historia y los personajes.
Así la historia de cómo Caine ayuda a un pueblo a deshacerse de unos bandidos que lo tienen aterrorizados y a que el hijo del sheriff crezca y madure como persona resulta mucho más envolvente que las novelas anteriores. Los personajes son más creíbles y tienen una vida interior. La historia puede ser igual que la del episodio, pero al menos el cambio de foco le da una dimensión levemente diferente e interesante al relato.
Esta fue la última novela de la serie. Si bien no es una maravilla, esta última historia levanta la puntería en la calidad, redondeando una serie que, en su conjunto, no evita el síndrome de la novela derivada de otro medio: bien escritas, ágiles, pero mayoritariamente sin intentos ni pretensiones estilísticas, solo aptas para consumo de los fans acérrimos.
Si se quedaron curiosos y quieren leer al menos una novela de la serie Kung Fu, lean esta. Es la mejor de todas por lejos.

 

20/02/2006 16:43 roberto #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Otra vez un chino llega a un bar y...

 

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Superstición (Superstition, 1973)
Autor: "Howard Lee" (a) Ron Goulart
Colección: Kung Fu nº3
Edita: Grijalbo, Barcelona, 1974.

Segundo libro de esta serie escrito por Ron Goulart. Escrito con la misma eficiencia profesional de los dos anteriores, llevadero, amable, gris. También adaptado de un episodio de la serie de televisión protagonizada por David Carradine. Esta vez, Caine termina de minero esclavo en una mina de plata que tiene la reputación de maldita (porque allí había un cementerio indio). Por supuesto sobrevive y termina con la situación usando lo que sabe hacer mejor (o sea, piña-patada-piña más filosofía shaolin).
Nada nuevo por aquí.
Lo único que quería llamar la atención es que, hasta ahora, los inicios de todas las novelas parecen calcados entre sí. Caine llega a un pueblo, entra en una cantina, alguien lo insulta por ser un chino, Caine no da bola, le otro tipo insiste y amenaza con pegarle, Caine lo muele a patadas usando artes marciales y se va dejando a todos boquiabiertos.
Como dije antes, no fui de mirar nunca la serie de tele pero, ¿todos los episodios habrían de la misma manera? Digo, no es tan difícil inventarse inicios diferentes, ¿no?

 

18/02/2006 19:42 roberto #. Héroes de papel Hay 2 comentarios.

Kung Fu by Goulart

 

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

CADENAS (Chains, 1973)
Autor: "Howard Lee" (a) Ron Goulart
Colección: Kung Fu nº2
Edita: Grijalbo, Barcelona, 1974.

Conozco a Ron Goulart principalmente como un investigador de comics y cultura popular muy prolífico, de libros con muchos datos pero no particularmente ágiles de leer y que lleva bastantes años publicando trabajos de este orden. Me recuerda bastante a los críticos de comics españoles de la primera oleada (Luis Vigil, Antonio Martín, Javier Coma y –sobre todo- Salvador Vazquez de Parga) a la hora de leer y del olvido al que la crítica actual parece haberlo condenado (Un día háganme hablar de la crítica especializada... Pero nos desviamos del tema)
Peor nunca me había topado con la otra faceta de Goulart, la de escritor de ficción. Sabía que es también ahí bastante prolífico, pero ni idea de su calidad.
Bueno este segundo volumen de la serie de novelas que adaptaban episodios de la serie Kung Fu es obra (bajo seudónimo) de Goulart. ¿De qué va? Bueno, Caine queda encadenado a un montañes tan brutal en su fuerza como simple en su pensamiento que es considerado como el asesino de un tipo. Y ambos se dan a la fuga para encontrar a los responsables verdaderos del crimen, mientras son perseguidos por el ejército yanqui.
¿Veredicto final? Igual que en la primera novela, la historia es llevadera y nada mas, con Goulart siendo apenas un mero transcriptor veloz y sin demasiado estilo del guión televisivo a formato novela. Nada que alguien que no sea fan de la serie debería matarse para conseguir...

 

15/02/2006 17:11 roberto #. Héroes de papel Hay 2 comentarios.

¿Cuál es el sonido de un libro barato, pequeño saltamontes?

 

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

KUNG FU 1: EL CAMINO DEL TIGRE, EL SIGNO DEL DRAGON (The Way of the tiger, The Sign of the dragon, 1973)
Autor: "Howard Lee" / Barry Malzberg
Edita: Editorial Grijalbo, Barcelona , 1974

La verdad nunca fui un seguidor de la serie Kung Fu. Nunca me llamó la atención ni de chico ni al crecer. Si, ok, David Carradine es genial pero igual nunca me calentó demasiado el personaje y la serie. Y tampoco soy muy aficionado de los libros basados en series de tele o en películas, porque habitualmente son material que poco aportan a la serie, hechos para sacarle un billete rápido al fan.
Pero la casualidad (y las compras baratas) hicieron caer en mis manos las cuatro adaptaciones noveladas de la serie que alguna vez se publicaron. Basadas en el piloto y tres episodios de la serie, este intento de vender un poco con Kwan Chang Caine no debe haber sido muy exitoso, al discontinuarse la serie luego de esos únicos cuatro libros. El autor por supuesto, es un seudónimo que encubre a diferentes escritores. En caso de este primer libro (que sigue el argumento del piloto de la serie al pie de la letra), el escriba no fue otro que Barry Malzberg, uno de esos autores al que yo conocía de leer un par de sus cuentos de ciencia ficción.
En la introducción, el joven Kwan Chang Caine se pone a trabajar en la construcción de vías férreas (tal como hicieron miles de chinos en Estados Unidos en el siglo XIX). El problema es que el jefe quiere sí o sí apurar la construcción pese a que el ingeniero a cargo asegura que no solo es imposible sino peligroso pasar por donde se pretende. Y por supuesto Caine terminará haciendo que las cosas salgan para el lado de los buenos. Paralelamente, aprendemos sobre el aprendizaje de Caine en el templo Shaolin y el ataque a un sobrino del emperador chino que le convirtió en prófugo y lo llevó a Estados Unidos.
Como lectura, no hubo nada inesperable: el libro se lee grácilmente, ágil, veloz, entretenido. Eso sí, no pidan voz autoral ni florituras: Malzberg está aca para traducir le guión lo más derechamente posible sin aportar mucho de su cosecha. Un trabajo estrictamente profesional que consigue un típico libro adaptador de serie. Sospecho que le vendría bien al fan que en esos años anteriores al video y al DVD no podía ver los episodios a menos que los dieran de nuevo en la tele y quisiera recordar las historias de la serie. Hoy por hoy, sospecho que debe ser mejor comprarse el pack de la primera temporada y verlo.
No es un mal libro (hay peores maneras de pasarse un viaje al trabajo se los aseguro), pero tampoco es un buen libro. Es algo hecho para enganchar al fan de la serie y , hoy por hoy, creo que solo los completistas aficionados a la serie (o los que los compran a peso de ganga y están obsesionados con la literatura desechable como un servidor) deberían tratar de conseguirlo.

 

12/02/2006 13:10 roberto #. Héroes de papel Hay 4 comentarios.

Con estos hallazgos vale la pena hacer este blog...

 

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
REVISTA TIPPERARY Nº 243
Autores: Varios
Edita: Editorial Atlántida, Buenos Aires, octubre de 1936

Una de las cosas que movilizan a este blog es hablar de cosas que nadie sabe. Reseñar material que nadie se toma el trabajo de reseñar. Descubrir –como en este caso– algo que ni los más expertos investigadores en el tema de la cultura masiva sabían que existía. Así pues, esta reseña está íntimamente ligada al dicho hallazgo y espero que tengan la paciencia para comentar todo el asunto, que va a alargar esta reseña.
Todo comenzó cuando mi mujer (que tiene como una de sus múltiples ventajas, ser tan buscadora de cachivaches antiguos como yo) me encontró esta revista porque la tapa parecía interesante. La cuestión es que me pongo a leer la primera aventura y me topo con que el héroe es un tal "hombre araña". Peter Parker, evidentemente no podía ser: faltaban decadas para que Lee & Ditko se lo inventara. La cosa se aclaró al leer el nombre del alter ego del personaje: Richard Wenthworth. Wentworth es conocido como El Araña (traducción de The Spider, Master of men!) y es el héroe pulp que más cerca estuvo de la popularidad de La Sombra y Doc Savage. Y algunas de sus historias se sabía que habían sido publicadas por editorial Tor en Argentina... en 1941.
Yo tenía una revista de octubre de 1936.
O sea, NADIE hasta el momento había reparado que cinco años antes de la aparición del pulp de Tor protagonizado por el Araña, una revista de gran tirada (sospecho que podríamos decir que en Argentina, la Tipperary de alguna manera era la Argosy local) había publicado las aventuras del Araña.
Y había más. Dentro del número aparecía el siguiente aviso (hagan clic en la imagen para leerlo íntegro):

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

O sea, al número siguiente iba a aparecer un episodio de G-8 y Sus Ases del Aire, pulp de aviación del que también se suponía que solamente había ediciones en castellano de la editorial Tor hechas a partir de 1941.
La pregunta ahora es... ¿habrá más historias del Araña y de G-8 en otras Tipperary o serán éstas novelas casos aislados? No puedo probarlo pero sospecho que no deben ser las únicas porque al menos esta de la Araña no es evidentemente la primera. Sé que existe (por que yo trabajé allí unos años) una colección empastada de Tipperary en la editorial Atlántida (que todavía hoy sigue publicando revistas), con lo que solo sería lograr que alguien pudiese investigar en ese archivo para resolver esas preguntas…
Pero es bueno ser uno el que por una vez pone a los demás investigadores sobre la pista...

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Respecto a la revista en sí es una antología con varios relatos, todos pertenecientes al género de aventuras o policial (excepto un texto que es la narración de un caso policial que realmente ocurrió). Empezamos con la novela del Araña, Danza de la Muerte, de la que no puedo deducir cuál es el título en inglés. Incluso podría ser que fuera parte de una novela más larga, aunque leyéndola no parece necesitar de ningún continuará… Lo que es evidente que está escrita por Grant Stockbridge, el tipo que le dio impulso al personaje, desmarcándolo de mero clon de The Shadow.
La historia pone a Richard Wenthworth contra las cuerdas, con la policía persiguiéndolo a lo loco, sus ayudantes presos y su novia queriéndolo convencer de que no huya y ayude a la cana desde dentro y no como un vigilante por fuera de la ley. A todo esto tenemos un grupo de villanos que tienen un veneno que hace que la victima baile como trompo antes de morir y una sustancia que disuelve automáticamente a todo ser vivo. ¿El resultado? Una novela de acción furiosa y super gore, con muertos apilándose a lo loco y donde todo pasa a una velocidad endiablada… tan endiablada que no nos damos cuentas que la historia no es muy coherente que digamos. Peor bueno, para mí eso significa un buen pulp…
La segunda es una parte de Sir Henry Morgan de Rafael Sabatini. A mí, Sabatini me parece un escritor de capa y espada grandioso, tan bueno como Salgari (recomiendo su Capitan Blood, un manual de novelas de piratas) pero, al estar solo una parte de la novela (y ni siquiera inicial) en este número, la salteé.
Sigue Arañas celestes, cuento de Orlando Rigoni ambientado en la primera Guerra, y de ambiente de aviación. Los alemanes tienen una nueva arma letal y hay un grupo comando de aviadores aliados que hace una misión digna de la Dirty Dozen para eliminar la amenaza... Lindo, entretenido, bien llevado. Nada que quejarse.
Tampoco están nada mal Explosión de Saul P. Meek (un crimen imposible en un banco y un asesinato que resuelve un químico lumbrera) y La pierna del señor Gallup (un relato de marina mercante que bien podría haber firmado un Joseph Conrad o un Jack London).
Y completa el número EL Penitente Blanco de Walter Lewis, que es la crónica real de un caso que conmovió a la Francia de Luis XV y que tuvo a Voltaire usándolo como ejemplo público de los abusos del Antiguo Régimen.
En resumen, y más allá del descubrimiento, la lectura de Tipperary fue más que agradable. Si encuentran algún ejemplar, cómprenlo. Cualquier interesado en la buena literatura que aparecía en el pulp va a disfrutar esta revista.
Y es bueno descubrir cosas...

 

05/12/2005 21:43 roberto #. Héroes de papel Hay 3 comentarios.

Un misterio embrollado

 

 

 

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

 

EL MISTERIO DE LA MANSION MARLOWE (The Marlowe Mansion Mystery, 1935)

Autor: "Nick Carter" (a) John Chambliss.
Colección: Hombres Audaces nº 274
Serie: Jim Wallace nº 34
Edita: Editorial Molino Argentina, Buenos Aires, 1946.

Un secretario muerto sin motivo aparente en una mansión es lo que desencadena todo el embrollo. Por supuesto que la cosa se complica luego ocn una extorsión, un robo impensado y más muertos. Y Jim Wallace está ahí metido en todo el asunto tratando de resolveru n caso que parecía sencillo pero que poco a poco se va enrevesando más y más.
Lo que en manos de Richard Wormser (el autor de las primeras novelas de la serie) hubiese sido un aburrimiento intolerable, en las efectivas manods de John Chambliss se convierte en una novela de ritmo ágil (y con un tono mucho más hard boiled) y con una explicación más coherente dle relato. Este pulp igualmente está am itad de camino entre un misterio a lo Agatha Christie y una novela negra , sin ser chicha ni limonada.
Que sí, que es mucho más legible y que Nick Cart... perdón, Jim Wallace es mucho más entretenido con escritor nuevo. Pero no se crean que es más que eso. Menos soporífero , seguramente, Una gran novela, ni por casualidad.

 

 

16/11/2005 19:41 #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Un cambio para mejor

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

EL SECRETO DE LA SEDA (The Silk Secret, 1935)
Autor: "Nick Carter" (a) (John Chambliss)
Serie Jim Wallace nº 30
Colección Hombres Audaces nº 266
Edita: Editorial Molino Argentina, Buenos Aires ,1945

Entre mi última reseña de una novela de Jim Wallace y ésta hay un agujero entre las novelas que tengo de cómo veinte números. De hecho parecía que estaba leyendo una serie completemente nueva, con un personaje que solo tenía que ver con el de las novelas anteriores solamente por el nombre. El Jim Wallace de esta novela es mucho menos infalible pero a la vez mucho más activo e interesante para le lector. Lo que es más, la historia está muchísimo mejor que las anteriores, definitvamente mejor llevada.
Es evidente también que hay otra persona escribiendo detrás del seudonimo de Nick Carter esta vez. El nombre de este nuevo autor es John Chambliss (del que no se mas que eso, su nombre).
¿De qué va la historia? Bien, una banda se roba un cargamento de seda de una ruta. A Wallace lo contratan para averiguar quién fue, sobretodo teniendo en cuenta que fue un cargamento hecho a último momento en el que nadie excepto los dueños de la seda y del camión sabían de él. Y para complicar más las cosas, resulta que a los ladrones son robados a su vez por otra pandilla.
Sí, es un relato enrevesado pero (a diferencia de las novelas anteriores) que funciona efectivamente, con un final plausible y escenas que ameritan la lectura. Si quieren empezar leyendo este pulp, definitivamente esta es una lectura agradable y para nada soporífera.

12/10/2005 22:33 #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

¡Que gran tapa...!

20071013192907-wallace1665rp.jpg

 

 

EL MISTERIO DE GILFORD (The Gilford Mystery, 1934)
Autor: Richard Wormser (a) "Nick Carter"
Colección: Hombres Audaces nº 166 (Serie Jim Wallace nº 10)
Edita: Editorial Molino, Barcelona, 1948

La tapa de esta novela de Jim Wallace es una maravilla, de esas que le dan fama al pulp. Tenemos a Jim Wallace sentadoen una mesa de juego, su cara cubierta por cuatro naipes mientras varias armas lo apuntan amenazantes. La mirada de Wallace está alerta: parece a punto de hacer algo en cualquier momento, listo para moverse al menor titubeo de sus rivales. Y el fondo rojo contribuye a la excitación general.
El problema pasa cuando comenzamos a leer lo que hay detrás de la tapa. Esta aventura es bastante sosa, un mero caso de secuestro que no tiene demasiado vuelo literario o una acción galopante. No hay trampas mortales, los villanos son bastante sosos y Jim Wallace de nuevo no muestra una sagacidad a toda prueba, pese a que se la pasen recalcando eso en las páginas.
Eso sí: ¡que tapa estupenda...!

 

 

 

 

28/09/2005 00:14 #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Un documento sociológico involuntario

20071013192541-wallace1580yk.jpg

 

 

LUCHA POR EL FERROCARRIL (Bid for a Railroad, 1934)
Autor: Richard Wormser (a) "Nick Carter"
Colección: Hombres Audace nº 158
Serie: Jim Wallace nº 6
Edita: Editorial Molino, Barcelona, 1947

Antes de empezar esta reseña recordemos el momento en que fue escrita. En 1934, la Gran Depresión estaba apenas empezando a ceder en Estados Unidos y las imágenes de bancos quebrando dejando en la miseria a la gente eran todavía algo que estaba presente en la mente de todos. También la sociedad norteamericana era una sociedad donde el ferrocarril todavía tenía un peso gigantesco en el transporte a larga distancia, especialmente en lo relativo al transporte de mercaderías agrícolas. Sin él, los agricultores se quedaban sin vender su cosecha (lo que significaba automáticamente la quiebra y la miseria para la mayoría). Y los vagabundos ferroviarios eran una algo más que un grupo de marginales: era una subcultura con códigos propios.
Todo eso se ha ido en esta Yanquilandia actual de autopistas gigantes, pasajes internos de avion baratos, prosperidad neoliberal (aunque cada tanto los bancos amenazan con hacer una manganeta que dejará de culo a medio país) y los vagabundos ya no tienen subcultura: son homeless que no andan sobre trenes porque ya no hay de esos.
Con lo cual, esta novela de Jim Wallace tiene dos valores. Uno el meramente de entretenimiento y otro el de registro de un momento en la vida yanqui.
La historia se mete específicamente en un tema del momento: la pugna para comprar un pequeño ferrocarril rural. Y el tipo que lo quiere comprar está usando todos los trucos ilegales que se les ocurran. Así que Jim es contratado para evitar que el ferrocarril sea atacado y descubra las pruebas para detener al tipo que quiere quedarse con el ferrocarril. Y digamos, que la verdad, se la pasan engañando: no parece muy buen detective si uno lee bien la novela.
Pero insisto: lo mejor de la novela es la descripción de estos momentos de la historia americana que ya no están más, un documento de la cotidianeidad americana de la década de 1930 recogido por casualidad. ¿Quién dijo que los pulps no son informativos?

 

 

15/09/2005 23:12 #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

¿Gran detective? ¡Andáaaaaa....!

20071013192203-wallace1505uu.jpg

 

 

HERENCIA DE SANGRE (Blood Heritage, 1933)
Autor: Richard Wormser (a) "Nick Carter"
Colección: Hombres Audaces nº 150
Serie: Jim Wallace nº 6
Edita: Editorial Molino, Buenos Aires, 1941

Esta vez, Jim Wallace no hace honor a su apodo del mejor detective del mundo… De hecho se comporta como un amateur total.
¿Por qué ese juicio tan duro? Vayamos a los hechos.
Todo comienza cuando a Jim lo contrata un millonario que dice que lo quieren asesinar. Y efectivamente es así: al tipo lo quiere matar un hombre con una cicatriz que es evidentemente falsa. Y para Wallace el sospechoso es su socio, que encima es el heredero más directo a la fortuna de un abuelo multimillonario.
El problema es que el sospechoso está tan remachado en todo momento que enseguida uno lo descarta. Es obvio que el tipo no va a ser (a menos que nunca hayas leído una novela de misterio, lo cual te convierte en un niño de cinco años o en un bosquimano de Kalahari alejado pro completo de la civilización... y encima tarado), por lo que es lógico que sospechemos de otro. El drama es que el otro sospechoso es su propio cliente... que tampoco es porque, al final, en un recurso muy deus ex machina, aparece de la galera un culpable inesperado que encima lo hace por chiflado. Y solo cuando lo atrapa, Wallace deja de sospechar en el heredero del millonario.
¿Gran detective? ¡Sí, claro!
Igual la novela tiene sus momentos. Especialmente logrado es una trampa mortal muy bien hecha: en un sótano queda encerrado nuestro héroe. El villano, antes de cerrar, dispara sobre un contenedor y de ahí sale acido clorhídrico, llenándose de gas cloro de a poco… ¡y la única manera de salir es por la puerta, donde espera el otro tipo con el arma preparada!
Hay varios escapes imposibles así, aunque no tan geniales. Si quieren ver cómo inventar una trampa mortal para sus partidas de rol o paral o que sea, lean esta novela. Por lo demás, es una más del montón entre los pulps, la verdad. Ningún clásico definitivamente.
(Hay otras reseñas de novelas de Jim Wallace aquí y aquí.

 

 

02/07/2005 20:32 #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Anillos, tiros, chinos y cosa golda...

20071013191622-wallace1379ia.jpg

 

 

SEIS ANILLOS DE MUERTE ( Six Rings Of Death, 1933)
Autor: Richard Wormser (a) "Nick Carter"
Colección: Hombres Audaces nº137 (Serie Jim Wallace nº 3)
Edita. Editorial Molino, Barcelona, 1947)

Un ex agente del Servicio Secreto contrata a Jim Wallace (que es en realidad Nick Carter, como expliqué en un post anterior) para ayudarlo a cobrar un dinero perteneciente a un gangster que, antes de morir, le pidió que les diera ese dinero a sus hijos. Este antiguo mafioso era parte de un círculo de seis criminales que habían dividido un gran botín en seis partes iguales y se lo dieron en custodia a una gran figura del bajo mundo de Chinatown. Este les dió a cada uno un anillo numerado. Quién presentar el anillo recibiría su parte. El problema, claro, es que cada uno quiere más de una parte y para eso están tratándose de eliminar a todo aquél que tenga uno de los dichosos anillos. Así, el bueno de Jim termina metido de cabeza en un lío que no solo tiene a gangsters comunes y corriente en el medio, sino que, además, lo pone frente a frente con la temible mafia china…
Comparado con el primer relato de la serie, esa novela de Jim Wallace es infinitamente más entretenido. Una historia que parece relativamente simple, de a poco se va complicando hasta convertirse en lo que espera uno de un pulp: un relato enrevesado en donde nada es lo que parece y el héroe resuelve a pura acción situaciones complicadísimas.
Igual, lo sintomático es que el personaje se enfrenta a ese tópico xenófobo de toda novela popular occidental de la primera mitad del siglo veinte: el Peligro Amarillo. Todo un subgénero se formó en base a asustarnos con supergenios criminales orientales tales como Fu Manchú y similares, todos llenos de hordas asesinas de color amarillo listos para dominar el mundo. En el caso puntual, la sensación es que, comparado con otros pulps del período, hay un poco menos de racismo en esta novela. Los chinos son enemigos dignos, no bestias sedientas de sangre, que parecen estar ahí más por imposición editorial que porque el autor crea mucho en ella.
Igual una duda me carcome (aTENCION: SI NO QUIERE SABER QUE PASA AL FINAL , NO LEA LO QUE SIGUE): si le dan el dinero a wallace sin problemas y lo dejan ir, ¿para qué hacer ese lío dentro de la guarida de los chinos? (AHORA PUEDE SEGUIR LEYENDO)
Jim Wallace no es una maravilla de la narrativa pulp, me voy desayunando, peroal menos en este caso hay acción trepidante, enemigos exóticos y un misterio medio enrevesado. O sea, lo que todos queremos leer en este tipo de novela.

 

 

23/06/2005 21:00 #. Héroes de papel No hay comentarios. Comentar.

Entra Nick Cart... perdon, Jim Wallace

20070916213056-wallace1314yg.jpg

 

 

 

JIM WALLACE: CONDENADO A MUERTE (Nick Carter: Marked for Death, 1933)
Autor: "Nick Carter" (Richard Wormser)
Colección: Hombres Audaces nº131 (Serie Jim Wallace nº1)
Edita: Editorial Molino, Barcelona, 1946

¡Al fin me pongo a reseñar un antiguo pulp de la legendaria colección Hombres Audaces de Editorial Molino (donde salieron las aventuras de personajes tan clásicos como La Sombra, Doc Savage y El Vengador)! Claro, lo que conseguí no fue ninguno de estos, sino el de uno de los menos conocidos y buscados por los coleccionistas (igual les aclaro: ninguno de estos pulps son fáciles de encontrar… y encima menos en el estado impecable que lo hallé y al precio que lo pague… una ganga, vea): las aventuras del detective Jim Wallace.
Que en realidad no son de él, sino de Nick Carter.
¿Cómo es eso?
Sencillo: para el momento que salía este número, el personaje de NIck Carter ya tenía el suficiente éxito para garantizar una línea propia de novelas. Y no habia que confundir a estas con las novelas de este personaje que salía en USA en otra colección que la que reimprimían en la colección original. Así que la solución fue cambiarle el nómbre al personaje. Pero no solo fue un cosmético cambio de nombre, haciendo que donde decía Nick pusieran Jim. La cosa fue más lejos aún: alguien (probablemente el traductor, José Mallorquí, cuyo propio pulp El Coyote no puedo dejar de recomendar como lectura entretenida) le improvisó en esta primera novela un origen. Que lo convierte en un yanqui de origen español que fue la mano derecha del original Nick Carter hasta que este se retiró, convirtiéndole en su sucesor… Me imagino lo que puede pasar si se antera alguno de los investigadores del Wold Newton Universe.
En sí, la novela no es nada del otro mundo. Nick... perdón, Jim va a Boston a investigar la muerte del padre de la novia de un amigo, quien venía desde Venezuela con medio millón de dólares (de ese entonces, que es mucho más que ahora). Al tipo lo habían asesinado y el dinero desaparecido, pero la hija seguía recibiendo amenazas. Súmenle a eso la muerte de una bailarina mexicana de manera súbita y sospechosa y las sospechas de la policía local y tenemos a un Jim Wallace investigando una extraña conspiración criminal mientras es perseguido por la ley.
Tal vez lo que más me asombró fue la despreocupación con que el detective despacha a sus oponentes, sin que se le mueva el pelo, y como le importas tres pepinos hacer cosas que son abiertamente ilegales. Algo que suena creíble en tipos como La Sombra y El Araña, que trabajan de manera misteriosa medio al margen de la ley, peor no en un tipo que es públicamente reconocido por todo el mundo. ¡O sea, el tipo hace por las suyas una autopsia y nadie dice nada! Pero mas allá de eso, la historia es una sucesion de corridas, disparos y peleas sin demasiado que agregar. O sea, un típico pulp de acción, sin nada que lo haga destacable.

 

 

 

26/05/2005 00:45 #. Héroes de papel Hay 1 comentario.

HGO novelista

20071013204213-invulnerable.jpg

 

DE OTROS MUNDOS y EL INVULNERABLE
Autor: Patrick Hanson (a) Héctor Germán Oesterheld
Colección : VistAventuras (nº 3 y 12, respectivamente)
Edita: Editorial Indice, Buenos Aires, s/f

Todo buen aficionado al comic nacido en Argentina (y buena parte de aquellos aficionados que han nacido fuera de ella) conoce la obra historietística de Hector Germán Oesterheld, así que no me voy a meter mucho allí. Hay muchos más lugares donde saber sobre él.
En donde sí me voy a meter es en una faceta menos conocida de HGO: su labor como autor de una cantidad de novelas cortas basadas en varios de sus personajes más conocidos. Específicamente, hubo una serie de libros basados en los personajes de Bull Rocket y Sargento Kirk que, por lo que puedo entender, fueron publicados originalmente en la (mítica a estas alturas) Editorial Frontera, propiedad de Oesterheld (aquí pueden ver algunas de las tapas originales), para luego más tarde ser reeditados (sin hacer notar por ningún lado que eran historias de estos personajes) por la editorial Indice. Puedo estar equivocado en esta inferencia, pero, mientras alguien no quiera publicar el exhaustivo libro de Oesterheld que tiene escrito la gente de La Bañadera del Comic (muestro al comienzo de la reseña la portada tentativa a ver si alguien le interesa) yo asumo que es así. (Si alguno sabe con más exactitud, avíseme)
La cuestión es que tengo en mis manos dos de estos libros de esa colección. Ambos firmados con seudónimos, ambos escritos por Oesterheld, ambos igualmente de entretenidos. De Otros Mundos está protagonizada por Bull Rocket, la versión criolla del Dos Savage, que tiene que enfrentarse a una invasión extraterrestre en medio del Amazonas. Como en toda obra del escritor, no hay divisiones maniqueas: no todos los alienígenas son malos, los malos tienen motivaciones para hacer lo que hacen y los buenos pueden sentir emociones y comportarse como personas. Y además, la acción es galopante. El libro se lee de un tirón, sin parar porque una cosa pasa tras otra y uno se engancha enseguida.
(Data extra. La tapa es de un joven Juan Zanotto, mientras que los dibujos interiores si no son de Alberto Breccia es de alguien que lo imitaba bastante… algo no tan raro teniendo en cuenta la cantidad de alumnos que el Viejo tuvo)
El Invulnerable, por otro lado es una novela protagonizada por el Sargento Kirk, tal vez el primer héroe del western no maniqueo que existiese (digo pensemos que cuando apareció por primera vez, el modelo del cowboy lo daba John Wayne y la imagen política del género se resumía en blancos buenos – indios o malos o tarados). Por el contrario, lo mejor de Kirk es que no hay una dicotomía así. De hecho en esta novela, el buen sargento va a ayudar a rescatar a una joven navaja de las manos de unos bandoleros que la secuestraron (rechazando incluso la oferta de un tipo importante, a quienes los bandidos han raptado también a la hija). Igualmente digamos que lo que hace menos entretenida esta novela es que tiene un final abrupto. Evidentemente Oesterheld se quedó sin espacio para terminar la historia con calma.
Igualmente, después de leer estas novelas , se confirma la tesis: Oesterheld era un GRAN narrador de aventuras, ya fuera en historieta como escribiendo novelas.
A ver si encontramos más novelitas de él…

 

23/02/2005 20:30 #. Héroes de papel Hay 1 comentario.

Sexton Blake meets Lovecraft

20070916202455-furiafin4tm.jpg

 

Titulo: FURIA EN EL FIN DEL MUNDO
Colección NUEVAS AVENTURAS DE SEXTON BLAKE
Autor ¿?
Edita: Editorial Indice, Buenos Aires, 1964

Para quien no sepa, Sexton Blake empezó allá por 1893 como un clon de Serlock Colmes y se convertiría con el tiempo en algo así como la versión barata del detective de Baker Street. Y le iría bien porque sus historias se publicarían hasta la década de 1970, sumando más de tres mil novelas (estoy esperando al gil que quiera hacer una continuidad consistente con el personaje, igual que como se hace con los personajes de comics… a ver quien es el guapo…). Para leer mas sobre el personaje vayan aqui (si saben inglés) o aquí (si solo leen en castellano).
Por supuesto que para que se pudiera mantener en el tiempo, el personaje (que por cierto nunca tuvo una gran personalidad sino que siempre fue mas bien del tipo héroe valiente, inteligente y honesto que sirve para que se resuelva el misterio) tuvo que ir remozándose con el tiempo.
Justamente este libro es parte de la última gran renovación del personaje, donde se puso algo mas a tono con los detectives privados de la serie negra, adquiriendo secretaria con la que hay amague de algo (pero no pasa nada), agencia personal y algo más de violencia en los enemigos. Ah, y donde las tapas tienen siempre una mujer en traje de cama o ropa interior, una botella de alcohol y un arma. Como pasa en esta tapa (ya pondré la imagen, paciencia…)
Eso sí, la imagen de la tapa no tiene nada que ver con lo que cuenta adentro en la historia. Que, la verdad, sería digna de un episodio de los X Files.
La cosa viene así: Eustace Craille (un capo del servicio de Inteligencia británico que debe ser secundario regular de la serie, aunque servidor no lo conoce) le pide a nuestro héroe que investigue lo que pasa en un pueblito llamado World’s End. Allí un astrónomo estaba investigando algo en las estrellas cuando desapareció. No solo eso sino que, además los hombres –no hay niños ni (casi) mujeres en el pueblo porque los quías las mandaron fuera – se comportan como una versión salvaje de los muertos vivientes. Por supuesto, Sexton Blake va y se mete completamente en territorio lovecraftiano, con inteligencias extraterrestres que quieren dominar a la raza humana, gente que se comporta como cultistas y científicos que descubren Algo Que no Debía Descubrirse. Solo falta el Necronomicón, lo juro…
Como relato “pulp” no está nada mal. Hasta hay algunos toques de sexo (muy moderados, por cierto) y violencia que le dan el toque necesario para que venda. En suma, una historia entretenida que hoy estaría protagonizada por Mulder y Scully.
(para ver la tapa en un buen tamaño vayan aqui)

 

25/01/2005 01:45 #. Héroes de papel Hay 1 comentario.




Temas

Archivos

Enlaces

 

 
Héroes de papel | Arboles muertos y mucha tinta

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris